Local

Del caso de Bangladesh al decreto andaluz contra los desahucios

el 24 may 2013 / 21:17 h.

TAGS:

Lo menció la eurodiputada Elisa Ferreira durante su intervención y luego estuvo presente en el debate. Las relaciones comerciales con Bangladesh y el ultimátum de la UE para que éste mejore las condiciones laborales de tres millones de ciudadanos dedicados al textil, cuyo producto importa Europa, centró las primeras intervenciones del Foro Hablemos de Europa, que, bajo el título La Unión Europea en tiempos de crisis:cambio o fragmentación, organizado por El Correo de Andalucía con el patrocinio del BBVA. El caso, que saltó a los medios de comunicación a principios de mes, sirvió para demostrar que aún es posible salvar la unidad del Viejo Continente desde un nuevo horizonte. “Europa sigue exportando sin ninguna exigencia. Son síntomas de una apatía que acontece por opción política y que se puede cambiar”, resumió Ferreira. En este sentido, el director de la Oficina de Planificación Estratégica y Desarrollo del Ayuntamiento de Sevilla, Rafael Salgueiro, mostró su conformidad sobre la necesidad de “ponernos las pilas” y “salir al exterior”, aunque también expuso la siguiente reflexión:“Son suficientes nuestras economías de mercado para soportar unos estados con tanto peso”. La cuestión es también tema de debate en el Parlamento Europeo:“Y, ¿cómo decirles ahora a los ciudadanos que han de pagar por determinadas cosas, como la educación o la sanidad? Si hemos hecho todo lo que nos han dicho, y la situación es cada vez peor, algo debe ser revisado ya”, contestó convencida Ferreira. Por su parte, Amparo Rubiales, presidenta del PSOE de Andalucía, mostró su “pesimismo” porque como europeísta que es reseñó que ya tratamos de evitar un monstruo [por Alemania] que nos devoró dos veces y ahora lo estamos viendo crecer”. Rubiales valoró el papel de Europa, “sin el que la situación sería peor”, aunque reconoció la “absoluta desafección” de la gente por la política al ver que, en la UE, estamos gobernados por “unas instituciones que no han sido elegidas democráticamente, como el Banco Central Europeo y la comisión”. A lo que la eurodiputada respondió con un “totalmente de acuerdo”. Preguntada sobre si ello obedece a una falta de un contrapeso al liderazgo alemán, Ferreira se limitó a subrayar que “el desequilibrio y la desarmonía es total en todos los niveles”. La portavoz de la Comisión de Economía en el Parlamento de Andalucía, Cinta Castillo, informó de su “indignación” ante el envío de supervisores europeos para revisar el decreto andaluz antidesahucio después de que haya sido puesto en conocimiento por el PP:“Han puesto a Andalucía bajo sospecha y nos han mandado una troika”. Sobre el otro punto que expuso, el de la fuga de los jóvenes cualificados al extranjero a ante la falta de empleo, Ferreira hizo hincapié en que se trata de “un problema a medio plazo gravísimo”, pues, a diferencia de las migraciones de los años 70 que luego volvían, éstas no lo harán. A continuación, Patricia Eguilior, directora general de Fondos Europeos y Planificación CEICE, destacó todo lo conseguido en Andalucía gracias a los fondos europeos:“Quiero que se lo hagáis llegar a Europa”. A lo que Ferreira matizó que si bien han sido necesarios para el desarrollo del sur, “no son suficientes”, por lo que abogó por darle otro uso, a través de “una política de cohesión interuniversitaria o entre capitales de riesgo” con la que ganar en competitividad. Llegados a este punto del debate, el profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Sevilla, Fernando Álvarez-Ossorio, reclamó un discurso común a la izquierda europea “porque existe Bangladesh y los paraísos fiscales”. A lo que la ponente confesó que “algo está cambiando con la crisis” al debilitarse el discurso dominante y demostrarse de esta forma que “ni los buenos son tan buenos, ni los malos tan malos”.

  • 1