Local

Del desempleado al informático

Cinco hombres y cuatro mujeres componen el tribunal popular que juzgará a los acusados.

el 28 sep 2012 / 13:45 h.

TAGS:

Desde primera hora de la mañana la puerta de la Audiencia estaba llena de fotógrafos y cámaras que no pudieron captar las imágenes de los acusados por el supuesto cobro de comisiones ilegales en Mercasevilla , por mucho que estuvieran allí hasta casi las tres de la tarde. Arriba, la lentitud con la que se eligió a los miembros del jurado hizo que la jornada no diera para más. Finalmente, serán cinco hombres y cuatro mujeres, entre los que hay desempleados, un informático o un ama de casa, los que se encargarán de juzgar a partir del lunes al exdelegado de Empleo Antonio Rivas, al exdirector general de Mercasevilla Fernando Mellet, su adjunto Daniel Ponce y a la exdirectora de proyectos Regla Pereira.

Con cuatro acusaciones y cuatro defensas personadas era de esperar que la elección de los componentes del tribunal popular fuera complicada. La ley permite que entre acusaciones y defensas se pueda a recusar a ocho personas de las 21 que inicialmente han sido preseleccionadas, si consideran que no cumplen los requisitos de imparcialidad exigidos. Ayer, los abogados de los acusados agotaron su cupo al recusar a cuatro después de plantearles diversas preguntas para valorar su capacidad, mientras que la otra parte sólo eliminó a uno.

Tras este largo proceso, ya que tras las recusaciones hay que entrevistar a los nuevos elegidos, el jurado quedó compuesto por cinco hombres y cuatro mujeres, más dos suplentes que son un hombre y una mujer. Entre ellos, hay dos personas desempleadas, cuyos acompañantes expresaban lo "bien" que les iba a venir las cuantías (unos 60 euros por día) que van a cobrar por ser jurado, licenciados y trabajadores de distintos sectores. Así, entre ellos hay una modista en paro, un consultor informático, un licenciado en Historia, un conductor de vehículos blindados, dos trabajadores de unos conocidos almacenes y una persona ligada la mundo del turismo.

Son los seleccionados del grupo inicial de 21 personas que a lo largo de la mañana iban saliendo de la sala tras ser descartados como jurado. Al menos, a alguno le va a venir bien cobrar unos 30 euros por haber entrado en esa primera selección. Un vaivén de gente al que se unía que una planta más arriba otro tribunal popular seguía deliberando sobre la culpabilidad o la inocencia de un joven acusado de matar a un amigo. Una mañana más que movida para la Oficina del Jurado en la que, rara vez, se había solapado dos juicios. De hecho, más de uno pensó que la elección del jurado de Mercasevilla se alargaría hasta la tarde cuando vio llegar a los camareros de La Raza con el catering a eso de las dos. Suerte que era para el jurado que aún deliberaba.

Ahora, los componente tienen ante sí la dura tarea de afrontar una semana de juicio más, al menos, otra más de deliberación. A partir de ese momento tendrán que estar aislados, siendo trasladados a un hotel para dormir. Una experiencia que se hace más grata sabiendo que supone un ingreso extra en tiempo de crisis.

 

“Mellet está muy tranquilo porque no ha hecho nada” 

A la salida de la Audiencia, con el tribunal ya constituido tras el jurado, los abogados de las distintas partes mostraron su "confianza" en la labor que van a desarrollar estos ciudadanos que se convertirán en jueces por unos días. Entre ellos el abogado del exdirector general de Mercasevilla Fernando Mellet, José Manuel Carrión, quien dijo tener "confianza plena en las personas del jurado".

El letrado explicó a los periodistas que el lunes ante el tribunal popular presentará en sus alegaciones las mismas cuestiones previas que ya planteó ante el presidente del jurado, entre las que se encuentra la nulidad de la grabación. No obstante, dijo que "no vamos a pedir la suspensión del juicio", pese a que tiene un recurso pendiente en el Tribunal Constitucional. Preguntado por Mellet, dijo que "está muy tranquilo, con su conciencia tranquila porque sabe que no ha hecho nada irregular".

Por su parte, el abogado del PP, Luis García Navarro, también aseguró que "el jurado hará bien su trabajo" y se mostró confiado en que prospere su tesis y "el juicio acabe con la condena de los cuatro acusados". Estos se enfrentan a 21 meses de inhabilitación para cargo público y una multa de 900.000 euros por un delito de cohecho. Una pena que el PP eleva a un año de prisión, en el caso de Mellet y el exdelegado de Empleo Antonio Rivas. Además, pide una multa de 3,6 millones de euros.

 


  • 1