Del emigrante buscavidas al aventurero

El andaluz se iba antes al extranjero por necesidad y hoy busca experiencias.

el 19 nov 2009 / 20:59 h.

Entre los años 50 y 70 del siglo pasado casi un millón de andaluces emigraron a otras comunidades o países por necesidades económicas. Eran en su mayoría hombres sin estudios del ámbito rural y más de las provincias orientales, con gran predominio de Jaén, que de las occidentales (a excepción de Cádiz).

En 2009, hay unos 171.900 residentes en el extranjero pero inscritos en Andalucía. Muchos son los mismos (un 4,4% de la población tiene algún familiar fuera del país) o sus descendientes nacidos ya fuera pero empadronados en Andalucía "porque implica ciertos derechos". Pero otros son nuevos emigrantes cuyo perfil es el de jóvenes de ambos sexos, con estudios superiores y de zonas urbanas. Sus antecesores buscaban garantizarse "un mínimo vital". Ahora quieren "mejorar" y la emigración tiene "más un componente aventurero".

Los profesores Joaquín Recaño, de la Autónoma de Barcelona, y Verónica de Miguel, de la Universidad de Málaga, presentaron ayer un estudio sobre la evolución de la emigración andaluza, financiado por el Instituto de Estadística de Andalucía, en un seminario del Centro de Estudios Andaluces.

El primer mito que Recaño quiere desmontar es la idea de que Andalucía ha pasado de tierra de emigrantes a tierra de acogida, como tanto gusta decir a los políticos, pues a diferencia de Castilla o Galicia "la emigración andaluza está muy concentrada en apenas 20 años".

Eran frecuentemente hombres, aunque también más familias que actualmente. Se dirigían fundamentalmente a Cataluña- hoy sustituida por Madrid y Valencia- y si salían al extranjero, Francia, Alemania, Suiza o Latinoamérica, frente a las economías emergentes de Europa del Este o Asia a la que muchos miran ahora buscando "nuevos campos profesionales u opciones para ampliar sus estudios".

En los 70, regresaron muchos. Desde entonces la vuelta ha sido un goteo constante pero escaso. Y si antes volvían todos juntos, hoy las familias se dividen porque "las distancias ya no son las mismas y gente cuyos padres retornan pueden venir fácilmente a visitarlos". Los que salen hoy se plantean vivir la experiencia en el extranjero "unos años" aunque su retorno dependerá en el futuro de la capacidad de atracción del país de origen que, hoy por hoy, no es mucha con "un mercado labora incapaz de absorber toda la oferta de mano de obra".

  • 1