Deportes

Del infierno a 'Hispalinopla'

La derrota del sábado ha escocido a la afición y al propio Sevilla. El semblante de su presidente ayer en la ciudad deportiva hablaba por sí solo. Pese a ello, José María del Nido opta por pasar la triste página de Riazor y hacer todo lo posible para allanar el camino del equipo ante el Fenerbahçe.

el 15 sep 2009 / 01:01 h.

La derrota del sábado ha escocido a la afición y al propio Sevilla. El semblante de su presidente ayer en la ciudad deportiva hablaba por sí solo. Pese a ello, José María del Nido opta por pasar la triste página de Riazor y hacer todo lo posible para allanar el camino del equipo ante el Fenerbahçe.

El mandatario presenció parte del entrenamiento y al filo del mediodía pidió el apoyo de la afición en la "histórica", según sus palabras, cita de mañana. Del fiasco de Riazor apenas quiso hablar, aunque en su fuero interno lamenta haber regalado tres puntos que a final de Liga pueden ser de oro. "Es tanta la importancia de este partido que pese al mal sabor de boca que nos deja el del sábado debemos centrarnos en él. El equipo hizo un fútbol magnífico en la primera media hora, pero hay que olvidar ya lo ocurrido", afirmó.

Molesto, se refirió a sus comentadas declaraciones de la pasada semana. "No tengo culpa de que manipulen mis palabras. Dije que si ganábamos, dormiríamos en Champions", recalcó, añadiendo que "el Atlético está más tranquilo con cinco puntos de ventaja, pero queda mucha Liga". "El equipo sigue estando ahí y seguirá peleando por un puesto en Liga de Campeones. Todo lo que no sea eso supondrá no alcanzar el objetivo", recuerda sin pestañear.

Pasando página del particular infierno de Riazor, Del Nido se dirigió a la afición: "Hago un llamamiento como si de a filas se tratara. Es uno de los acontecimientos más importantes de nuestra centenaria historia y por ello el Sánchez Pizjuán debe ser una auténtica bombonera, un auténtico infierno deportivo. Si bien es cierto que el estadio del Fenerbahçe lo fue, también hay que decir que su afición fue tremendamente cortés con la nuestra. Por eso, pido ese mismo respeto hacia ellos, lo que no quita que el estadio sea una caldera. Que nadie pueda decir que la afición no puso todo cuanto pudo para lograr la victoria".

Y no se quedó ahí. "Espero que los aficionados del Fenerbahçe se lleven un grato recuerdo de la ciudad, pero un nefasto recuerdo en lo deportivo porque hayamos ganado. A su ciudad, los romanos la llamaron Constantinopla, los griegos Bizancio y los turcos Estambul.

Espero que después de este partido a la nuestra la llamenos Hispalinopla", dice Del Nido, que también hace hincapié en la necesidad de ser pacientes. "No podemos ganar desde el minuto 1. Que nadie piense que va a ser un paseo militar. Vamos a sufrir y padecer ante un rival que está en octavos de final por méritos propios", afirma.

No hará falta dirigirse a los jugadores en estas próximas horas, porque el presidente ya lo ha hecho. "Desde que terminó el partido contra el Dépor, la plantilla nos escuchó a los máximos responsables sobre qué es lo importante y dónde hay que tener los cinco sentidos. Los jugadores están deseosos de que lleguen las 20.45 horas del martes para saltar al césped". Basta ver las caras tras la derrota del sábado para comprobar la mentalización. No pasar la eliminatoria supondría un serio varapalo.

Mientras llega el esperado encuentro con el Fenerbahçe, Del Nido augura un ambiente de gala en el Sánchez Pizjuán. Según los datos que él mismo dio a conocer en la rueda de prensa que ofreció en la ciudad deportiva, son más de 30.000 los aficionados que han adquirido ya su localidad para asistir a este choque de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones. Ayer por la mañana quedaban unas siete mil entradas aún por vender, si bien la previsión del presidente es que se registre "un lleno o muy cerca del lleno".

Desde ayer, la afición turca se pasea por las calles de la ciudad. El club tiene previsto que sean alrededor de 2.500 los seguidores del conjunto de Estambul que se den cita en las gradas.

  • 1