domingo, 21 abril 2019
07:00
, última actualización
Local

Del Nido alega que Gil sólo le contrató para pleitos concretos

El presidente del Sevilla F.C negó que fuera el abogado de confianza del ex alcalde marbellí y justificó la legalidad de sus minutas.

el 12 abr 2010 / 19:01 h.

TAGS:

Durante su declaración, Del Nido se encaró con el fiscal.

El letrado y presidente del Sevilla F.C., José María del Nido, se despojó ayer durante una hora de la toga de abogado para declarar como acusado en el llamado caso Minutas donde se le enjuicia por presunta prevaricación en una trama supuestamente urdida para desviar fondos de las arcas públicas del consistorio marbellí. Durante una tensa declaración -el presidente del tribunal tuvo que pedirle moderación ante el tono de sus respuestas-, Del Nido centró su defensa en dos argumentos: no era el abogado de confianza de Jesús Gil sino un letrado externo contratado para "pleitos concretos" como "muchos abogados más" y sus honorarios -que alcanzaron los seis millones de euros- se pactaron "con arreglo" a las normas de los colegios de abogados.

Del Nido comenzó su declaración con un rotundo "no me confieso autor de ninguno de los delitos", para a continuación tratar de poner distancia entre él y los principales actores del Ayuntamiento marbellí en la época GIL. Al ex alcalde Jesús Gil dijo haberlo conocido "de actos sociales y del fútbol" y explicó que coincidió con él con motivo del caso Camisetas -sobre presunta financiación irregular del Atlético de Madrid-, en el que el letrado declaró como testigo. Fue entonces, a partir de febrero de 1999, cuando le propuso asesorarle en algunas materias "porque había discutido" con su asesor jurídico, José Luis Sierra, aunque negó que lo sustituyera o que éste delimitara los criterios judiciales en causas penales y contenciosas.

En este punto, negó también que los planteamientos estuvieran definidos en defensa de Gil al margen del interés público, al tiempo que insistió en que en esas fechas contrataron a "muchos abogados más" a los que, como a él, se encomendaban asuntos mediante decretos de designación individuales porque "no era necesario expediente de contratación". "Durante el GIL, igual que yo, fueron contratados por decretos decenas de abogados, tiene los decretos en la causa y sin embargo sólo me ha traído a mí a juicio por prevaricación", respondió Del Nido al fiscal Anticorrupción, Francisco Jiménez Villarejo, que impugó ayer parte de la documentación aportada por la defensa al cuestionar su autenticidad y con el que Del Nido se encaró un par de veces durante la sesión. Ante la petición de "moderación" del magistrado Carlos Prieto, el acusado se justificó: "Con trece años de prisión, a mi edad, se me pide la vida", en alusión a la pena que solita la Fiscalía Anticorrupción.


Si Del Nido marcó distancias con Jesús Gil, más aún con Julián Muñoz, para el que el fiscal pide 16 años y seis meses de prisión por este caso -en el que están imputadas 18 personas- y que ayer asistió a la sesión y tomó numerosas notas de su declaración. Aseguró que Muñoz "no era nadie entonces" y "el que mandaba era Jesús Gil", quien lo contrataba directamente y no a su despacho profesional de Sevilla. En cuanto a desde dónde trabajaba, negó que lo hiciera en el Ayuntamiento sino desde su despacho en Sevilla, en su casa, en el Club Financiero de Marbella y, "ocasionalmente", en la etapa de Julián Muñoz, para asuntos municipales, desde uno de la Tenencia de Alcaldía que estaba vacío.


El presidente sevillista continúo su declaración avalando su trayectoria como letrado. "A día de hoy, sigo siendo abogado de ayuntamientos que me mandan el poder general para pleitos, por ejemplo el de Burguillos y el de Sevilla, a través de una sociedad municipal con un poder". Reiteró que su contratación no vulneró el principio de publicidad y que sus minutas se ajustaban a las normas de colegios profesionales como el de Madrid o Málaga, y negó conocer algunos informes de reparo del interventor municipal a sus minutas.


Reconoció que antes de 1999 no había llevado asuntos ante el Tribunal de Cuentas, pero sí en la Cámara de Cuentas y "cientos" de procedimientos administrativos, al tiempo que subrayó que tiene estudios en temas contables y mercantile. "Un abogado es especialista en todo cuando termina la carrera", sentenció.

  • 1