Deportes

Del Nido da esperanzas a los Biris

El presidente sevillista adoptará medidas, que no concretó, para recuperar "el colorido y la animación" en la grada baja de Gol Norte.

el 08 nov 2012 / 12:50 h.

El presidente del Sevilla, José María del Nido, con un grupo de aficionados durante las horas previas a la final de la Copa del Rey del año 2010
Parece que el arrepentimiento público mostrado por los Biris por sus continuas meteduras de pata el pasado año podría tener efectos positivos de cara a que el Gol Norte del Sánchez-Pizjuán recupere su ambiente habitual. No obstante, en la cabeza del presidente, José María del Nido, permanece bien fijo el objetivo de erradicar para siempre a los violentos del estadio sevillista.

El mandatario, que se ha mostrado inflexible en todo momento con el grupo de Biris Norte y ha insistido en numerosas ocasiones en que no dará "un paso" atrás en las medidas tomadas en Gol Norte para evitar más altercados y multas al club, recogió ayer el guante que en las páginas de este diario le lanzó el portavoz de los Biris, José María Aguilar: "Pedimos perdón por lo de Rota y las bengalas, no volverá a ocurrir" , dijo el radical sevillista con el deseo de acercar posturas e intentar alcanzar un acuerdo para que el estadio no repita más el pobre ambiente que se vivió el pasado domingo durante la visita del Levante.

Dos días después de que este arrepentimiento saliera a la luz y fuera lo más debatido en todos los ambientes sevillistas, el presidente Del Nido ayer insistió en que el club siempre luchará con la violencia y mantendrá su "pulso firme" para "erradicar la violencia del estadio adoptando cuantas medidas sean necesarias". Hasta ahí, nada nuevo que nadie haya escuchado antes, pero a continuación ablandó su crítico discurso habitual sobre este asunto al decir: "Sin embargo, también digo que adoptaremos cuantas medidas sean precisas para recuperar el colorido y la animación en la grada baja de Gol Norte del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán, siempre teniendo como límite no eliminar las medidas necesarias para erradicar estos incidentes", remachó el presidente.

A la vista de estas palabras y el matiz más tolerante del presidente, queda claro que desde el consejo de administración del Sevilla se reconoce que la animación en el estadio de Nervión ha caído enteros desde que estalló el conflicto con los grupos ultras. El entrenador, Míchel, y algunos futbolistas han ido lanzando mensajes y pidiendo un entendimiento ya que el Sánchez-Pizjuán siempre se ha caracterizado por tener una afición caliente que en muchas ocasiones ha logrado que los jugadores sacaran fuerzas de donde ya no las había para remontar un partido.

Estas palabras del presidente de "adoptar cuántas medidas sean necesarias" han sido bien acogidas en el seno del grupo Biris Norte, aunque de momento lamentan que únicamente haya sido un gesto y que no se haya producido un acercamiento real en forma de llamada telefónica o reunión con algún mediador para buscar el consenso. Desde el grupo de Biris Norte también saben que los pasos a dar tienen que medirlos ya con la máxima cautela para que sus palabras de arrepentimiento no pierdan valor y queden en papel mojado. Empero, los radicales sevillistas tienen entre ceja y ceja el próximo partido en casa que se jugará contra el eterno rival. En ningún momento quieren pensar que no habrá algún tipo de acuerdo entre las dos partes y la afición a la que más se escuche en el Sánchez-Pizjuán sea a la rival.

Los Biris también han intentado buscar el apoyo de la Federación de Peñas Sevillistas aunque ellos no pertenecen a esta federación ni tampoco tienen la intención de hacerlo. Desde el grupo de radicales se han realizado algunas gestiones con el presidente de la Federación y consejero del club, Ramón Somalo, para que las peñas del Sevilla apoyen a los Biris e intentar con ellos formar una especie de grupo de presión hacia el consejo de administración aunque de momento ninguna de las peñas consultadas ha querido ofrecer su apoyo a los Biris.

  • 1