Deportes

Del Nido, el sacrilegio y las ruedas de molino

El Sevilla mejoró su imagen pero no sus guarismos, pues en el Bernabéu, pese a que plantó cara al Real Madrid y ocasiones tuvo para ganarle, acabó perdiendo pese a jugar un buen rato en superioridad numérica y encaja así su quinta derrota consecutiva en la Liga, algo que no ocurría desde principios de siglo, en un partido muy raro ante el Oviedo...

el 19 dic 2010 / 23:09 h.

El delegado del Madrid, por los suelos tras ser empujado por un compañero suyo que estaba discutiendo con Cristóbal Soria.
Decía Del Nido en las vísperas del choque que es un sacrilegio comparar a Cristiano Ronaldo con Messi, o al Madrid de Mou con el Barça de Pep, y tiene toda la razón, pero él sigue, erre que erre, empeñado en hacernos comulgar con ruedas de molino, comparando a su pobre equipo de ahora con el glorioso de hace unos años. "Nuestra actual plantilla es mejor que la de hace cuatro años, aunque tenemos peor equipo". No se lo cree ni él, pero le falta humildad para reconocer que el plantel ha bajado varios escalones su nivel por una desastrosa planificación y le carga el muerto a los entrenadores que no han sabido forjar un buen equipo con este ‘plantillón'.

El Sevilla de 2006, precisamente, despidió el año como líder de Primera, con 37 puntos en 16 jornadas, 17 más que en la actualidad, dos por encima del FC Barcelona -al que en verano había goleado en la final de la Supercopa de Europa- y cinco por encima del Madrid, que a la postre se proclamaría campeón de Liga. Alves, Poulsen, Martí, Adriano, Javi Navarro, Maresca, Puerta y David Castedo eran piezas claves de ese plantel, junto a Kanouté, Navas, Palop, Escudé, Drago o Luis Fabiano, todos con cuatro años menos y la mayoría en su esplendor, un detalle que no conviene obviar en las comparaciones. Cualquiera que se haga no resiste un mínimo análisis, por mucho que en el recuento aparezcan también Chevantón, Kerzhakov, Hinkel, Ocio, Duda, Kepa, Cobeño, Alfaro o Jesuli. Ustedes mismos.

La actual plantilla, eso sí, es más cara que aquella, de eso no hay duda, por lo que el fracaso de los que la han gestado multiplica su dimensión. Ayer, en el Bernabéu, sumó la quinta derrota seguida en la Liga, una racha que no se repetía desde el 30 de abril de 2000, cuando el equipo, ya descendido, sufrió ante el Oviedo una celebrada derrota a la que luego seguiría una sexta ante el Mallorca, un empate el Atlético, y otro KO para despedir la campaña ante el Rayo de un tal Juande...

  • 1