Deportes

Del Nido: "Este ha sido el mejor lustro de la historia del Sevilla, sin duda"

Con el adiós a 2010, el Sevilla FC despide el lustro más exitoso de su historia, en el que ha conquistado seis títulos y se ha situado en la élite europea. El presidente de la entidad repasa estos cinco inolvidables años, aborda la delicada situación actual y reafirma su convencimiento de que lo mejor está por llegar.

el 25 dic 2010 / 17:29 h.

-Con el adiós al año 2010 se cierra un lustro histórico en el Sevilla. ¿Qué balance hace?

-Ha sido, sin que nadie lo pueda discutir, y no sólo por una cuestión numérica sino de fechas también, el más importante desde el punto de vista económico, social, institucional y deportivo de nuestra historia. Por varios motivos: se han conseguido seis títulos; tres de ellos son europeos, y no obraba ninguno en nuestros vitrinas; hemos conseguido los mayores beneficios económicos de nuestra historia; jamás habíamos tenido 41.500 socios; hemos colocado al Sevilla entre las entidades más poderosas a nivel mediático, social, económico y deportivo de España, de Europa y del mundo; y hemos celebrado nuestro centenario, un trampolín para el Sevilla actual. Y, si quiere, un apunte más: hemos sabido, podido y tenido la fortuna de estructurar la sociedad como una compañía mercantil, algo que nunca pasó.

-¿Entraban tantos éxitos dentro de sus planes?

-Entraban dentro de mis sueños, más que de mis planes. A lo mejor no conseguir seis títulos de una tacada pero sí alguno o algunos. Afortunadamente, todo ha ido sobre ruedas y hemos logrado lo que todos anhelábamos

-¿De cuál de ellos se siente más orgulloso?

-Cada título tiene su cosita. El primero fue especial porque llevábamos 58 años sin conseguir nada y yo, en mis 48 años de socio por entonces, lo que soñaba era jugar una final y si además se ganaba, miel sobre hojuelas. La segunda UEFA fue la consolidación europea y la Supercopa de Europa, un aldabonazo para considerar al Sevilla un grande de España y de Europa. A partir de ahí vinieron los primeros grandes contratos de patrocinio, cuando ganamos al Barcelona en Mónaco de la forma en que lo hicimos. La Supercopa de España, derrotando al Madrid por 6-3 y en el Bernabéu, fue un placer inigualable... Y también conquistar, a 1.050 kilómetros, ante un grande por títulos como el Atlético, el que refrendaba nuestro poderío en España.

-Para ello, el saneamiento económico ha sido clave...

-Fue nuestro primer propósito. Una de las claves ha sido saber sentar las bases para que la presión no nos pudiera, al consejo y sobre todo al presidente, que es el que más la sufre. En esta entidad siempre se han hecho las cosas a impulsos por la presión de la grada y de la Prensa. Dejamos claro que lo primero era sanear la entidad consiguiendo 43 puntos en Liga y a partir de ahí empezaríamos a hablar. No se puede funcionar con esa losa económica. Si nos hubiese podido la presión, no habríamos traspasado a Reyes estando en cuartos de final de Copa. Eso no se entendió y sufrimos las primera pintadas y los primeros pitos. Ni a Baptista. Los títulos refrendan que no nos equivocamos.

-El Sevilla es el segundo mejor equipo del último lustro, el mejor de la década en Copa...

-Dobla al Madrid en títulos, lo que ya dice algo, después de las inversiones que han realizado estos clubes. El mejor de Copa en el decenio, el 18o del mundo en la última década... Ni yo podría pensar que pudiera ser una realidad.

-¿Se conforma con esto?

-El día que piense que no puedo hacer algo más por engrandecer al Sevilla, me voy a mi casa, que me llevan reclamando desde hace años.

-Estuvo cerca ganar la Liga...

-Tal como está ahora es una utopía decir que se puede aspirar a ganar una. Está en cien puntos. Aquélla (2006/07) la peleamos con setenta y tantos, y se perdió en el Bernabéu, en el cambio de Guti; en, a lo mejor, no sacar a Martí por Poulsen y en el 1-2 que tiene Dani Alves y Cicinho saca la pelota en la línea... No pudo ser. Pero no nos podemos quejar.

-Hablemos de la situación deportiva actual. ¿Es una racha o una pérdida de potencial?

-Comparativamente hablando, esta plantilla tendría que ser más potente que la del año pasado, porque las dos salidas que se han producido no intervinieron en más de 20 de los 55 encuentros disputados y, sin embargo, ha habido cinco incorporaciones. ¡Alguna aportará algo! Lo que sí es verdad es que los números dicen lo contrario. Yo sigo confiando en la calidad del plantel porque nos dejó cuartos y nos dio un título la pasada campaña. Y si no es así, nos habremos equivocado. Y no hay que dar más vueltas a la tortilla. No renuncio a los objetivos de pelear los dos títulos en juego y quedar entre el tercer y cuarto puesto. Pero el triunfo no se hace eterno. Llegará algún año en que no consigamos los objetivos.

-"Este equipo no puede con una mochila cargada de éxitos", comentó recientemente...

-Las exigencias de títulos son malas para una entidad que no tiene capacidad económica ni social para ello. Cuando digo que no tenemos ni entidad ni ciudad ni afición para jugar la Liga de Campeones o se me entiende o se es un borrico. El Sevilla tiene 15 palcos y tiene vendidos 5, y valen la tercera parte que los de Atlético y Valencia, que tienen 40 cada uno. El Sevilla tiene 202 asientos vip a 2.600 euros alrededor del palco y hay 80 libres; el Atlético, 600 a 9.000, todos vendidos, y el Valencia, 450 al mismo precio y también todos vendidos. El Atlético cobra 5,8 millones por el patrocinio de la camiseta; el Sevilla, 2,8. El Atlético recibe de Nike 5; el Sevilla, 2 de Joma. Los números son los que son. ¿Es Sevilla una ciudad con afición para poder costear un equipo en Champions? No, rotundamente no. Nuestros ingresos ordinarios son de 60 millones, los del Atlético 120 y los del Valencia, 110. ¡Los ordinarios! Vino el Mallorca e hicimos de taquilla 21.000 euros, ¡de taquilla! Y el Atlético hace en cualquier partido 180.000 ó 200.000. Seamos sensatos, lógicos. Sevilla es la segunda ciudad con más paro de España. No lo digo yo. Y si usted me dice: "Es que usted tiene 37.000 socios". Sí, pero 5.500 de 60 euros, menores de 5 años.

-¿Cree que esas palabras se sacaron de contexto

-No es que lo diga yo. O no se han querido entender o se han querido manipular; o yo no me he explicado bien.

-¿La exigencia es excesiva?

-No es que lo sea sino que una cosa es que desde la propia entidad nos exijamos más de lo que podemos y otra que desde la afición se exija más de lo que realmente podemos, lo que nos lleva a una espiral de desasosiego y desencanto que provoca lo que estamos teniendo.

-Ha reconocido errores...

-Me quedo con analizarlos a final de temporada. ¿De qué sirve que yo diga que nos hemos gastado x en fulanito y no ha rendido? ¿Para que lo pongan en el ojo del huracán? Sería equivocarme. Primero, no habría derecho a hacerlo y segundo, sería tirar tierra contra mi propio tejado. Se dice en Andalucía: "Di que la burra está a medias y coja y verás cómo la vendes"..

-Después de todo lo logrado y la diferencia actual que existe respecto a los dos grandes, ¿qué puede ofrecer usted al sevillismo estos próximos años?

-Yo llegué sin prometer títulos y seguiré en el cargo hasta que los accionistas quieran y yo tenga ilusión por ostentarlo sin prometerlos, pero sí trabajando por hacer un Sevilla más poderoso que se distancie más de sus perseguidores. Sin conquistar títulos, y hemos conseguido uno hace casi seis meses, y pese a la racha negativa, el Sevilla sigue estando en el elenco de los más grandes a nivel nacional y europeo. Mantenernos ahí ya sería un lujo para nosotros.

-¿Que opinión tiene respecto a las dudas sobre Manzano?

-No debemos ponernos nerviosos como está ocurriendo últimamente, y sí tener el sosiego necesario para analizar la situación el paso del tiempo. No podemos pensar que el técnico, con más de 300 partidos en Primera, carece de capacidad. Hay que esperar a final de temporada.

-¿Qué le diría a la afición para que se ilusione?

-Yo creo que la afición debería disfrutar lo que tiene y empujar para seguir consiguiendo éxitos deportivos. Que mire nuestro pasado reciente para ver la presión que en determinados momentos hemos recibido y que hemos sido capaces de seguir levantado títulos. Si nos enfrentamos, no llegaremos a ningún puerto.

-¿Le gustaría ser recordado como el presidente de los seis títulos?

-Me gustaría que fueran más. Ni pasa por mi cabeza irme ahora ni pienso que no vayamos a conseguir más en los próximos años.

-Supongo que le habrá dolido ver pañuelos...

-Eso es algo que duele a cualquiera. Los he sufrido ya no recuerdo las veces. Sé cómo es esto del fútbol lo injusto y desagradecido que es en algunos momentos. Forman parte de la gestión los asumo, y saco mis conclusiones, pero eso se queda para dentro.

-¿Sigue pensando que lo mejor está por llegar?

-En el Sevilla, siempre: lo mejor está por llegar.

LA TELEVISIÓN

–El Sevilla se ha convertido en el abanderado de la lucha por cambiar el modelo de reparto de ingresos de TV...

–No pedimos sólo un reparto más equitativo sino un reparto justo acorde a lo que cada uno aportamos. Hay un error de base del duopolio del Real Madrid y Barcelona, que se creen que los derechos son de cada uno. Cuando juegan con el Benircarló y el San Andrés, sí son suyos, pero cuando disputan una liga, son de la liga, de los veinte participantes. Y no porque lo diga José María del Nido, sino porque lo dicen en el fútbol de todos los países civilizados. La forma de gestionar los derechos adultera la competición y va en contra de su capacidad. El Almería-Barça lo veían 5,2 millones de personas en el minuto 25 de la primera parte y dos millones en el 25 de la segunda, prácticamente una tercera parte. ¿Y qué pasa? Los anunciantes del primer tiempo pagaron un canon y en el segundo, otro; con lo cual desvirtuamos la competición, porque con el curso de los años los operadores pagarán menos en vez de más por esos derechos, pues ingresarán menos de sus anunciantes.

–¿Se siente decepcionado con algunos presidentes?

–Algunos han votado en contra de los intereses de sus clubes. Cada uno debe dar su explicación del porqué, no yo. Estamos a tiempo de rectificar. 

–El contrato del Sevilla termina en 2011. ¿Condiciona su postura en todo este asunto?

–Para nada. Que lo renueve o no, no es óbice para llegar a un reparto más justo. Al final de lo que se trataría es de meter en una misma bolsa lo que cada uno recibimos y proceder al reparto. Si el Sevilla mejora su contrato, lo incluirá en esa bolsa y se repartirá de la forma que acordemos.

–Se le ve convencido de sus posibilidades...

–Esta batalla la ganará el fútbol. Ahora mismo somos seis. Ya hay uno que ha firmado que se quiere desdecir y está en conversaciones con nosotros, y algunos que pueden subir podrían unirse a nosotros...

–¿El Betis es uno de ellos?

–No voy a dar nombres. Sobre lo que el Betis quiera hacer pregúntele a su presidente. 

  • 1