Deportes

Del Nido pide al equipo este domingo la "casta, orgullo y agallas" de Paco Gallego

El histórico zaguero se convierte en el sexto Dorsal de Leyenda de la entidad en un acto brillante y emotivo dentro de la semana más señalada.

el 20 nov 2013 / 21:47 h.

Gallego, con Del Nido y Rosell (Foto: Sevilla FC) Gallego, con Del Nido y Rosell (Foto: Sevilla FC) Francisco Fernández, Gallego, más conocido como Paco Gallego, ya tiene su sitio en ese Olimpo del Sevilla que habitan los Dorsales de Leyenda. En él figuran otros cinco auténticos ilustres de la entidad como son Arza, Busto, Campanal, Achucarro y Valero. Natural de Puerto Real, exfutbolista del Sevilla y del Barcelona en los años 60 y 70 e internacional absoluto con la selección española en 36 ocasiones, Gallego recibió emocionado la distinción. Al acto –brillante una vez más– asistieron Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla; el consejo de administración del club encabezado por José María del Nido, así como cuerpo técnico, capitanes y defensas del primer equipo; también Ángel María Villar, presidente de la Federación Española; Sandro Rosell, presidente del Barcelona; Eduardo Herrera, presidente de la Federación Andaluza; Pedro Borrás, de la Sevillana; socios de oro del club, familiares, excompañeros y amigos (los béticos Cardeñosa y García Soriano entre ellos). Todos le arroparon. Gallego debutó en el Sevilla, de la mano de Antonio Barrios, a la edad de 17 años y disputó cinco derbis en Primera. Los ganó todos. Una serie inmaculada que sirvió de guinda a una gran trayectoria profesional. No en vano fue uno de los integrantes de la selección española campeona de Europa en 1964 en el Santiago Bernabéu. Central de categoría, Gallego jugó nueve temporadas con la casaca sevillista (207 partidos). En el Barcelona militó diez, tras lo cual regresó al equipo nervionense. “Eres un ejemplo para todos”, resumió Juan Ignacio Zoido, primer invitado en tomar la palabra en el Foro del Centenario del Sánchez-Pizjuán. Le siguió Antonio García Guzmán, socio número 1 del club. “Ojalá Paco tuviese cuarenta años menos y pudiese jugar el derbi porque así nos garantizaríamos la victoria”. También habló Eduardo Herrera, quien destacó su “valores como deportista y persona”. Por su parte, Ángel María Villar comentó: “Le admiré como jugador. Sabía competir. Una cosa es jugar al fútbol y otra, competir. Luchador, entregado, leal al club que le paga y amigo de sus amigos y compañeros. Valores que las nuevas generaciones no deberían olvidar. Jugaste 36 partidos con la selección, pero entonces se jugaban muchos menos”. Villar le impuso la insignia de oro y brillantes de la Federación Española. DARDO DE ROSELL A VILLAR POR VALDÉS. También tomó la palabra Sandro Rosell. “El Barcelona también quiere agradecerte lo mucho que has hecho. Eres un mito viviente para nosotros”, dijo al homenajeado. Poco antes, el presidente azulgrana lanzó –sonrisa en boca pero con innegable malestar– lo estas palabras a Villar, en alusión a la lesión de Víctor Valdés en Sudáfrica: “Si no lo digo, reviento. Señor Villar: si no quiere dar tantas vueltas al mundo y jugar tantos partidos, mejor”. GRANDEZA. Finalmente intervino José María del Nido. “Que a un jugador, 34 años después, el club de sus amores le recuerde es señal de grandeza. Es el primer dorsal de leyenda fruto de los escalafones inferiores. Es hijo de sevillistas. Fue traspasado poniéndose a disposición del Sevilla para lo que fuese, sin saber a dónde iría. Si el domingo salimos con esa casta, ese orgullo y esas agallas que Paco demostró, seguro que tendremos parte de la batalla ganada”, comentó el presidente del Sevilla. Gallego, último en tomar la palabra, se mostó “orgullosísimo” y dio gracias a todos con apenas un par de frases. La emoción y su rostro hablaron más que él.

  • 1