Local

Delfines de Chaves en el Consejo de Ministros

A punto de que José Luis Rodríguez Zapatero consuma la fumata blanca del nuevo Gobierno, parece que Andalucía sigue sin saber qué papeletas lleva en la rifa territorial de los ministerios.

el 15 sep 2009 / 02:26 h.

A punto de que José Luis Rodríguez Zapatero consuma la fumata blanca del nuevo Gobierno, parece que Andalucía sigue sin saber qué papeletas lleva en la rifa territorial de los ministerios. Una de las paradojas estriba en que no habría que calibrar tanto cuántos ministros defienden los colores de cada comunidad autonómica sino cuántos secretarios de Estado -que mandan más porque resuelven-- puede colocar Andalucía, por ejemplo, en los despachos ministeriales. De ser así, si la granadina Soledad López termina siendo ministra de Defensa, perderíamos a una excelente Secretaria de Estado.

En los derredores de la Casa Rosada, da la sensación de que no se tiran cohetes a propósito de su posible designación al frente de todos los Ejércitos. Vamos, que Los Chanclas vuelven a cantar y tú de quién eres. Ya que ella no ha entrenado demasiado con el PSOE de Andalucía, el capitán de la selección socialista andaluza no da por bueno que ahora luzca su camiseta.

En los últimos días, al presidente Manuel Chaves, se le ha visto relajado y comunicador, lo que los pitonisos asumen como un buen vaticinio dada la expresiva gestualidad del máximo responsable de la Junta. Lo mismo, disimula jugando al mus o es que ya conoce el resultado de la quiniela antes de que aparentemente se jueguen los partidos.

Su batalla, a primera vista, se centra en la permanencia o no de Magdalena Álvarez en el Gobierno de la nación. O, en su renovación de su controvertida ficha en el ministerio de Fomento, cargo para el que se baraja un guiño a Cataluña. De cara a la opinión pública, Chaves no oculta que se siente "satisfecho" con el papel jugado por la ministra y de puertas para adentro está moviendo Roma con Santiago para que no asuma el decapitado papel de cabeza de turco por los descalabros en materia de infraestructuras. Quizá quiera que Magdalena repita en el cargo para desfacer los entuertos del pasado, mejorar su imagen de gestora y presentarla como candidata a sucederle.

Tras la destitución de Carmen Calvo, la vacante andaluza la cubrió Bernat Soria, por aquello de que entonces jugaba en casa, pero a partir de la campaña electoral ha vuelto al campo de Mestalla. Y dado que tanto Magdalena Álvarez como Carmen Calvo salieron de la cantera de la Junta , ahora empiezan a barajarse otros ministrables con esa misma denominación de origen. De entre ellos, el que más posibilidades contaría para el ascenso es Francisco Vallejo, hasta hoy consejero de Innovación y uno de los perpetuos candidatos a ser delfín de Chaves. Pero ya sabemos que no habrá tal. Que será delfina.

  • 1