Della Robbia ‘se sienta’ contra los retrasos de la Junta

Trabajadores y alumnos protestaron ayer en el patio del centro de cerámica contra el impago de la administración autonómica

el 09 jul 2014 / 11:00 h.

Trabajadores y alumnos durante la sentada en el patio de la sede de cerámica de la escuela Della Robbia. Trabajadores y alumnos durante la sentada en el patio de la sede de cerámica de la escuela Della Robbia. Llevan cuatro meses sin cobrar sus nóminas, no saben si el curso empezará en septiembre y la Junta de Andalucía solo les da una solución: adscribirlos al entre público de Infraestructuras y Servicios Educativos (ISE). Por ello, trabajadores y alumnos de la escuela de artesanos Della Robbia de Gelves se manifestaron ayer en el patio de la sede de cerámica con una sentada. Desde mediados marzo, el centro no cobra la subvención que Educación destina a los Consorcios, como el Della Robbia, para desarrollar su actividad. Retraso que, además de dificultar el cobro de las nóminas por parte de los trabajadores, provoca que los profesores paguen de su bolsillo las fotocopias de los contenidos y los alumnos tengan que costearse los materiales de las actividades. El impago de las nóminas es solo un capítulo de la historia de la escuela. La vigencia de la subvención de la Junta se cumple a final de este mes lo que implica que a menos de dos meses de retomar la actividad, el centro no sabe si seguirá en pie en septiembre. Puesto que el dinero es el principal problema, la administración autonómica ha optado por incluir a la escuela de artesanos en el ISE, pero el traspaso de las competencias no tendría lugar hasta enero. Además de ser una opción que no convence a los trabajadores, estos se preguntan en qué situación va a estar la escuela de artesanos entre septiembre y diciembre. Según les comunicó la Junta, adscritos al ISE los problemas en los pagos se acabarían, ya que pueden transferir directamente el dinero. Sin embargo, como este supuesto no se daría hasta enero, los empleados se niegan a estar sin cobrar cerca de un año. «No estamos dispuestos a estar un año sin cobrar», sentencia la delegada sindical de Della Robbia, Carmen Rojas. Esta no es la primera vez que el centro de formación se queda sin cobrar. El año pasado los retrasos duraron ocho meses. Al repetirse la situación, los trabajadores han optado por poner una reclamación laboral ante la empresa, que deberán contestar en el plazo de un mes. No obstante, Rojas sostiene que no lo harán, porque «no tiene argumentos», ya que el motivo por los retrasos de las nóminas es el impago de la subvención autonómica. Si acaba el plazo y siguen sin cobrar acudirán a la ley laboral.

  • 1