Local

Denuncia a un hospital por la muerte de su hijo

Fue dado de alta en un centro de Málaga dos veces

el 22 nov 2009 / 19:53 h.

TAGS:

Los padres de un niño de cuatro años han denunciado en un juzgado de Málaga a un hospital de la ciudad, después de que el menor falleciera el pasado 12 de septiembre en el centro supuestamente "por una negligencia médica por las sucesivas altas hospitalarias a pesar de subsistir la enfermedad".

La madre del menor, Pilar García, explicó a Europa Press que el pequeño ingresó por primera vez en mayo y, tras permanecer en el hospital 20 días, "salió sin diagnóstico". Según la denuncia, el 11 de septiembre el pequeño sintió dolores abdominales por lo que los padres acudieron al hospital donde, tras ser atendido en urgencias, le dieron el alta y le mandaron a casa el mismo día.

"Me dijeron que no estaba para ingresarlo, cuando el niño estaba muy mal y no fue atendido", explica. El documento relata que tras quejarse nuevamente de los mismos dolores abdominales, lo llevaron al hospital sobre la 1.30 horas, donde permaneció hasta las 5.30 y tras hacerle analíticas y exploraciones, le volvieron a dar el alta para que se lo

Llevaran a casa. "El médico no le hizo nada, sólo lo exploró y le dijo que tenía gastroenteritis", cuenta la madre pero cuando llegó a su casa el niño "empeoró". Después de dos horas, "el crío estaba tirado en el sofá, porque no se podía ni mantener en pie, por lo que volví a llevarlo al hospital". La denuncia concluye que al día siguiente, sobre las 10.00 horas, "por encontrarse su hijo muy mal y, a juicio de los padres, casi con paro cardiaco, lo llevaron nuevamente al centro hasta que falleció por la tarde". "Cuando llevé por tercera vez a mi hijo le dio una parada cardiaca de 20 minutos y después cinco más, algo que ni siquiera especificaron en el informe", señaló García, que criticó que, aunque todavía no sabe de qué ha muerto su hijo, ya que se encuentran a la espera de la autopsia judicial, "una persona no se muere de una gastroenteritis en 24 horas". La mujer precisó que el problema fue que "no daban con lo que tenía y lamentó que "hay millones de pruebas que podían haberle hecho y que no se le hicieron, y sobre todo tenían que haberlo ingresado. No sé si se hubiera salvado, pero al menos habría estado atendido".

"Los médicos estaban empeñados en que lo que tenía era en el estómago, cuando las pruebas le salieron bien. Tenían que haber investigado. Dejaron que se les fuera de las manos", denunció.

  • 1