Denuncian que un preso con esquizofrénia lleva un año sin tratamiento en Morón

La familia dice que lleva un año en la cárcel de Morón de la Frontera sin recibir tratamiento pese a lo ordenado por las sentencias.

el 12 jul 2014 / 09:50 h.

La familia de un preso esquizofrénico ha denunciado que lleva un año en la cárcel de Morón de la Frontera (Sevilla) sin ingresar en el Hospital Psiquiátrico Penitenciario y sin recibir tratamiento adecuado a su enfermedad, pese a lo ordenado por las sentencias que lo condenaron. El recluso Andrés V.B., de 42 años, padece una esquizofrenia paranoide irreversible, unido al abuso de cocaína y heroína, y en noviembre de 2013 el juzgado penal 2 de Sevilla le impuso una condena de 23 meses de internamiento en un centro psiquiátrico por robar a su padre e incumplir una orden de alejamiento. El interno se encontraba en prisión preventiva en la cárcel de Morón desde que ocurrieron esos hechos, el 21 de agosto de 2013, y cuando el juzgado penal dictó el auto de ejecución se limitó a cambiar su calificación de preventivo a penado. Su abogado, Diego de la Cruz, denuncia ahora al juzgado de Vigilancia Penitenciaria que la enfermedad mental de su cliente, que es "grave e irreversible", "no está siendo tratada" en la cárcel ordinaria. El letrado, en un escrito al que ha tenido acceso Efe, recoge que un informe del Equipo Multidisciplinar de la cárcel de Morón hace referencia únicamente a la drogadicción del interno y atribuye su patología psiquiátrica a la propia de los toxicómanos de larga evolución. Ello pese a que la sentencia que lo condenó hacía referencia a su "patología psiquiátrica de carácter irreversible, cursando con brotes y consistente en esquizofrenia paranoide". Añade la defensa que el preso estaba siendo tratado desde 1994 por Unidades de Salud Mental públicas y que un psiquiatra forense dictaminó en febrero de 2013 su "absoluta necesidad" de recibir "tratamiento psicofarmacológico adecuado" ya que "requiere control y tratamiento psiquiátrico especializado". Por ello, cree que no ordenar al ingreso en el Psiquiátrico Penitenciario vulnera los derechos fundamentales a la tutela judicial, a la vida, a la integridad física y a la salud mental. El escrito recuerda que ya en marzo de 2007 Andrés V.B. fue absuelto de robar a su padre y de incumplir una orden de alejamiento al concurrir en el caso la eximente completa de enfermedad mental, por lo que el juez acordó su internamiento en un centro adecuado por espacio de tres años y medio. Como consecuencia de esas condenas anteriores, Andrés V.B. estuvo ingresado entre mayo de 2007 y septiembre de 2010 en el Psiquiátrico Penitenciario de Sevilla, donde el correspondiente informe médico certificó su tratamiento con Modecate, un fármaco destinado a "estados psicóticos, con pacientes reacios a la medicación antipsicótica y especialmente a esquizofrénicos crónicos". Luego volvió a ingresar en el Hospital Psiquiátrico, por nuevos incidentes en el ámbito familiar, entre mayo y diciembre de 2012. En junio pasado, el juzgado penal 5 lo ha vuelto a condenar a seis meses de internamiento en centro psiquiátrico por un delito de atentado, por agredir a un guardia civil cuando intentaba saltar la valla de la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra (Sevilla). El condenado, según ha explicado a Efe su abogado, creía que el lugar al que intentaba entrar era en realidad un centro de desintoxicación donde le habían estafado 2.500 euros.

  • 1