lunes, 25 marzo 2019
16:09
, última actualización
Deportes

Derrota con activos en el Palau

El Cajasol cayó derrotado por 76-67 en el Palau Blaugrana ante el Regal Barcelona. Los de Plaza, a pesar del sumar su cuatro tropiezo, dejaron una grata sensación.

el 08 nov 2009 / 20:49 h.

Calloway le birla la pelota a Ricky Rubio.

El Cajasol no avanza en la clasificación, pero es de esperar que la derrota de ayer le sirva para hacerlo en los próximos partidos. El equipo de Joan Plaza fue creciendo a lo largo del choque hasta acabar atisbando la posibilidad incluso de batir al Barcelona. Llegó a esa tesitura partiendo de una situación de clara adversidad, porque la superioridad en físico y talento del grupo de Pascual –imbuido además en ese ambiente que arrima siempre a su ascua las decisiones arbitrales en los momentos comprometidos– colocó al Caja con un marcador  (35-18) propicio para el abandono.


Cuando lo sencillo hubiese sido pensar en el siguiente partido, aplicó no sólo esfuerzo y concentración en una defensa, precisamente al tocar fondo en el electrónico, que resultó muy eficaz, sino que además comenzó a aplicar buenas decisiones en el juego de ataque cinco contra cinco. Espíritu, orgullo, orden y disciplina, conceptos que están en la libreta de todo entrenador y en el juego cotidiano de un equipo que quiera ser competitivo. Y el Caja lo fue.


Como pronosticaban las estadísticas, el partido se movió bajo parámetros defensivos. Cuando el Barça apretó atrás desetabilizó al Cajasol y huyó en el marcador. Al equipo de Plaza se le hizo insondable la pintura azulgrana y sólo los triples de Calloway y Ellis le permitieron evitar la defunción al descanso (42-30), después de sufrir un parcial de 17-5 en el segundo cuarto (35-18) que dejaba entreabierta la puerta del infierno.


Entonces, el Cajasol decidió atrincherarse en vez de entregarse. Parapetó una defensa muy dinámica que incomodó sobremanera al campeón, evitando los  pases a los pívots y aplicando múltiples ayudas, en una labor en la que destacó Tyrone Ellis, líder de la inconformista reacción visitante. La defensa granjeó réditos ofensivos porque abrió vías para correr y anotar canastas fáciles en contraataque que acabó por sanear el panorama.

El Barça, con la baja de Basile y un Navarro sin feeling recién recuperado de una lesión, no sólo sufría para anotar, sino que había perdido el control del choque hasta el punto que los de Plaza empezaron a encontrar pacientemente la forma de anotar en cinco contra cinco desde fuera y desde dentro, con un Savanovic realmente excelente ante algunos de los mejores pívots de Europa. Una canasta soberbia del serbio sobre la bocina dejaba un marcador impensable doce minutos antes (59-53) para afrontar el último de los cuatro periodos.


Con templanza y el Barcelona ya en bonus de faltas, llegó el momento de discutir la victoria (64-62), pero el debate casi ni se produjo. Fue todo tan rápido como confuso. Asselin, de nuevo negado, protestó una posible falta a Kirksay y a los árbitros les faltó tiempo para señalarle técnica. Además de los tiros libres, Navarro anotó a continuación dos triples consecutivos después de que el Caja perdiese la concentración en ataque y, obviamente, el partido. Aun así, se trae mucho más. Ya sabe cuál es la línea y su capacidad para dejar de ser un equipo vulgar.

76 - REGAL BARCELONA (18+24+17+17): Rubio (7), Lakovic (4), Mickeal (11), E. Lorbek (6), N'Dong (6) -cinco inicial-, Navarro (13), Sada (-), Grimau (13), Vázquez (11), Morris (3) y Trias (2)

67 - CAJASOL (13+17+23+14): Calloway (13), Ellis (17), Trigero (9), Kirksay (-), Asselin (2) -cinco inicial- Savanovic (19), Satoransky (2), Miso (2), Rey (-) y D. Lorbek (3),

Árbitros: García Ortiz, García González, García Leal. Sin eliminados.

Incidencias: Partido de la sexta jornada de la Liga ACB disputado en el Palau Blaugrana ante 4.623 espectadores. 

  • 1