Local

Desacuerdo en aguas políticas turbulentas

el 06 oct 2011 / 20:34 h.

TAGS:

Todas las partes en liza admiten que es difícil y que se trata de la cuadratura del círculo: acatar y dar cumplimiento a la sentencia del Tribunal Constitucional sin que Andalucía tenga que desprenderse de la mayoría de las competencias en la gestión del río. O cómo dar el máximo protagonismo a la Junta sin saltar las líneas rojas que fijó la sentencia del Alto Tribunal, que habló tan claro respecto a la gestión "exclusiva" del Estado y alertó con tanta rotundidad en contra de que se troceara la unidad de cuenca.

Tanto el Gobierno como la Junta comparten estas premisas pero discrepan sobre si cada parte está haciendo o no todo lo posible para cerrar un acuerdo. "Es la hora de la política", aseguran con rotundidad desde el Ejecutivo andaluz. Enfrente el Gobierno alega que hay tantos "obstáculos jurídicos" que a lo máximo a lo que se puede llegar es a un traspaso que al Ejecutivo andaluz se le antoja descafeinado. Así siguen seis meses después. Han agotado las horas sin éxito y ponen el altavoz al encontronazo quizás en el peor momento, en la antesala de las elecciones generales, justo después de que se hayan revivido ciertas tensiones políticas por la lista del PSOE de Cádiz -que lidera Manuel Chaves y que la dirección del PSOE andaluz dejó en la cuneta- y cuando no es ningún secreto que la interlocución entre Mar Moreno y Gaspar Zarrías está contaminada por las rencillas internas del PSOE de Jaén. En absoluto, aclaran todas las partes, son estos motivos políticos los que han bloqueado el traspaso. Claro que no habrán ayudado. Lejos queda aquella mañana de otoño, en 2008, cuando Chaves entonó aquello de que el Guadalquivir era "el Nilo de Andalucía" y se felicitó por lograr en España el primer traspaso de una cuenca supracomunitaria. Un acuerdo para la transferencia que meses más tarde rubricaría Zarrías, entonces consejero de la Presidencia, en Cazorla. Lejos quedan también las subterfugios políticos con los que los socialistas lograron encajar el traspaso en el Estatuto y arrancar el apoyo del PP e IU. Son otros tiempos y, de momento, no hay acuerdo.

  • 1