viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Local

Desalojados cien vecinos de la Macarena por riesgo de derrumbe

La Policía ha desalojado siete bloques de vivienda tras la aparición de grietas en la fachada y en el interior de las casas. 

el 17 jun 2010 / 05:17 h.

Un centenar de vecinos de la Macarena han sido desalojados esta noche por riesgo de derrumbe de sus casas, tras la aparición de grietas en la fachada de los edificios y en las viviendas. 

Fue a la una de la mañana cuando los Bomberos desalojaron cuatro bloques de vivienda por riesgo de derrumbe tras el aviso de los vecinos a los servicios de emergencia del 112, y posteriormente, a las cuatro de la mañana se procedió al desalojo de los otros tres bloques contiguos ante el riesgo de derrumbe de la grúa de unas obras contiguas del parking de la futura Escuela de Enfermería. En total, cien vecinos que ya han sido realojados en varios hoteles y en casas de familiares. 

Desde la Delegación de Convivencia y Seguridad del Ayuntamiento de Sevilla se informó de que a última hora de la tarde se detectó la aparición de varias grietas en la fachada y en distintas zonas de las viviendas, como consecuencia de una grúa de una obra cercana a un edificio de la calle Taf, Ter y Targo.

Las obras del aparcamiento comenzaron en diciembre de 2007, pero por problemas económicos de la empresa, quedaron paralizadas durante un año y medio y fue hace apenas un mes cuando se retomaron los trabajos. En el solar, ubicado entre las calles Avicena, Avenzoar, Abulcasis y Maimónides, está prevista la construcción de la futura Escuela de Enfermería, que contará con cuatro plantas de aparcamientos y otras seis de altura.

La situación de los edificios ya fue denunciada por los vecinos ante la Gerencia de Urbanismo, donde presentaron una reclamación en enero de 2009. Sin embargo, tras una inspección, la Gerencia determinó que las grietas carecían de importancia. El pasado lunes, los representantes de la Asociación de Vecinos Barqueta-Renfe, volvieron a reclamar en Urbanismo la aparición de grietas mayores, pero según su presidente, Bernabé García, "ante su impasibilidad, decidimos llamar al 112". Fueron ellos los que ayer miércoles acudieron a primera hora de la mañana y determinaron la necesidad de parar las obras, una orden que no fue efectiva, según García"hasta las seis de la tarde".

Pero la situación fue empeorando, y desde la Asociación se llegó a recomendar incluso el desalojo voluntario de las viviendas. "Me iban llamando vecinos para enseñarme sus casas, había grietas donde cabía un brazo entero, con las losetas del suelo se podían hacer castillos de naipes... Era un desastre", relata el presidente. Ante tal situación, decidieron volver a llamar al 112, y una vez personados allí el personal de Bomberos y la Policía, se determinó el desalojo, en un primer momento, de cuatro bloques de viviendas cuya cimentación había resultado afectada por las obras. Posteriormente, entorno a las cuatro de la mañana, se procedió al desalojo de otros tres edificios cercanos por el peligro de derrumbe de la grúa del aparcamiento, de 45 metros de altura y 50 toneladas de peso.  En total, cien personas desalojadas, algunas de movilidad reducida. 

El delegado de Bienestar Social y del Distrito Macarena , Enrique Lobato, explicó que la prioridad era quitar la grúa por el riesgo de desplome y a partir de ese momento, entrar en las viviendas para que los técnicos de de la empresa responsable de las obras y de la Gerencia de Urbanismo pudieran analizar las causas del suceso. Según Lobato, los primeros indicios hacen pensar que las lluvias del último invierno que se han acumulado en el hueco de las obras del aparcamiento durante todo el tiempo que éstas han estado paradas, han podido provocar movimientos de tierra y lodo que han afectado a la grúa y a la cimentación de los bloques.  Lobato recordó también que el Ayuntamiento no tiene responsabilidad en la obra, pero confío en trabajar "codo con codo" con la Universidad de Sevilla para solventar cualquier tipo de problemas. Además, aseguró que el Consistorio se hizo cargo en un primer momento de la coordinación de los realojos de los vecinos afectados. 

Por su parte, el rector de la Universidad de Sevilla, Joaquín Luque, asumió "toda la responsabilidad de los daños" y aseguró que la Universidad, a través de la aseguradora de la obra, se hará cargo de las reparaciones de los edificios, así como de los realojos de los vecinos. Además, explicó que la mayor preocupación eran los vecinos, se disculpó por el perjuicio causado y se comprometió a "darle solución lo antes posible".

A la zona se trasladó el alcalde de la ciudad, Alfredo Sánchez Monteseirín, el delegado de Convivencia y Seguridad, Alfonso Mir, el de Bienestar Social, Enrique Lobato y el gerente de Urbanismo, Miguel Ángel Millán. Además, estuvo presente también el rector de la Universidad de Sevilla, Joaquín Luque. Además, desde anoche, trabajan efectivos de Policía Local, Bomberos, Gerencia Urbanismo, Distrito Macarena y Delegación de Bienestar Social, CECOP, Cuerpo Nacional de Policía , 061 y Cecop Social, quienes recibieron varias llamadas de alerta al teléfono 112.

Entre los cerca de cien vecinos afectados, el Ayuntamiento ha alojado en el Hotel Macarena a 33 adultos y seis niños y en el Hotel AC Torneo a 12 adultos. Los servicios de Emergencias también atendieron a un anciano que fue trasladado a un centro geriátrico con el apoyo de la Delegación de Bienestar Social de la Junta de Andalucía. El resto de afectados decidió acudir a casas de familiares.

Durante toda la mañana han actuado agentes de la Policía Local y la Policía Nacional junto a Bomberos que han trabajado para evitar que la grúa de la obra se pueda desplomar. Para ello, han afianzado la grúa a una base de 12 toneladas a la espera de la llegada de una grúa de gran tonelaje para desmontar la que está dañada.

La Gerencia de Urbanismo y Bomberos analizan desde la noche el origen y las causas que han causado las grietas en los bloques, así como el desplazamiento de la grúa, en un trabajo coordinado con los técnicos de la obra del aparcamiento. En el operativo, también se tuvo que actuar por un salidero de agua en una vivienda, después de ser desalojado su inquilino.

Un expediente abierto en septiembre de 2008

En el lugar de los hechos, los bomberos han informado de que existe un expediente abierto por la Gerencia de Urbanismo en viviendas de la zona por pequeñas fisuras sin importancia, que data de septiembre de 2008.

  • 1