Cultura

‘Descifrando Sevilla’, una enciclopedia visual de la ciudad

El editor Pedro Tabernero publica la primera obra de una serie que aspira a recopilar toda la iconografía más sevillana de la ciudad de la mano de un equipo de ilustradores.

el 12 dic 2009 / 19:22 h.

Una de las 600 ilustraciones con rincones y detalles de Sevilla contenidos en el libro.

No se ha buscado la postal, ni los temas agotados, ni la iconografía más gastada. Sevilla es la de siempre y la de ahora, la de Los cielos perdidos de Romero Murube, la Babilonia inmensa de los personajes de Cervantes y la de los ingenios modernos; pero también la de "los desencantos contemporáneos de la periferia", como escribe Julio Manuel de la Rosa.

Todas esas Sevillas, desde los ángulos menos fotografiados y los encuadres más insólitos, quedan encerradas en los 600 dibujos que conforman la publicación Descifrando Sevilla, el título de un retrato artístico de la ciudad, una suerte de enciclopedia visual de sus singularidades, fiestas y espacios de interés.

Acuarelas, óleos, témperas y acrílicos son las técnicas empleadas para este retrato sevillano editado por Pedro Tabernero y Grupo Pandora en el que han intervenido un total de 12 ilustradores, si bien la producción de la obra ha requerido de un equipo de veinte personas y de hasta doce años de trabajo, según explica el editor.

"Nos hemos acercado a una Sevilla de la que no existe iconografía, y ofrecemos una imagen nueva de la ciudad, una aportación a la cultura de Sevilla en el terreno gráfico y estético.

Los autores gráficos presentan, desde las identidades artísticas más variadas, dibujos que redefinen lugares mil veces vistos, pero quizás nnca percibidos como hasta ahora", señala Tabernero que, detrás de estas 400 páginas a todo color, asegura que Descifrando a Sevilla es tan sólo "un primer recorrido" por la ciudad, y confía en que esta obra tenga continuidad, ya que para reunir las 600 imágenes iniciales se han producido, a lo largo de estos años, un total de 2.000.

El editor, que no descarta organizar una exposición con las pinturas originales -que van desde la miniatura al tamaño medio de 35 por 50 centímetros-, ha hecho acompañar estas imágenes de textos escritos para la ocasión por José Manuel Caballero Bonald, Julio Manuel de la Rosa, Ángel Vela y el propio Tabernero.

En Sevilla, "la cáscara se confunde con la pulpa, el chisporroteo externo con la auténtica llama interior de la identidad", escribe el poeta jerezano.

Los pinceles de Joaquín Marín, Carlos Muñiz, Jesús Rodríguez Vargas, Roberto Sánchez Terreros y Pilar Valero son los que intervienen en este "primer paseo" por Sevilla que, en palabras de Tabernero, trata de ser también "un homenaje a la ciudad" en la que ha desarrollado su labor como editor gráfico durante 38 años, con tareas como los concursos para seleccionar la mascota y el cartel de la Expo' 92.

La obra "trata sobre la Sevilla de siempre con una estética original, pero nada habitual, ni tópica ni típica, con primeros planos de rincones insólitos y poco explotados", subraya el editor, que aclara que cada uno de estos rincones o escenas urbanas está perfectamente identificado.

Muchos de ellos son fácilmente reconocibles -están, por jemplo, todas las vírgenes que procesionan en la Semana Santa; o los pabellones más importantes del 29-, aunque el estilo del artista en cuestión no sea exactamente realista.

Y, si bien todas las pinturas son figurativas, se acercan a la abstracción cuando reproducen la figura de los azulejos sevillanos, tan característicos de casas, iglesias, capillas y palacios.

"Hemos utilizado el antiguo oficio de la ilustración como medio idóneo para interpretar la realidad" en lo que, según Tabernero, no deja de ser al mismo tiempo una reivindicación del lenguaje pictórico.

  • 1