Descubren restos de elefantes del Pleistoceno en La Rinconada

Las dimensiones de estos restos los convierten en los mayores encontrado hasta la fecha y permiten deducir que se trataba de un animal de un tamaño muy superior a los actuales.

el 09 abr 2014 / 19:18 h.

Muestra de un canino de hipopótamo encontrada en La Rinconada. Muestra de un canino de hipopótamo encontrada en La Rinconada. Elefantes e hipopótamos del Pleistoceno Medio, es decir, pertenecientes a la época de entre 780.000 y el 120.000 a.C, camparon a sus anchas por la ribera del Guadalquivir, así lo dio a conocer ayer un grupo de investigadores de Geografía Física Aplicada y Patrimonios de la Universidad de Sevilla. Concretamente, el estudio se ha hecho en los terrenos de la finca Haciencda La Cabaña, en el entorno de Las Jarillas, en La Rinconada, zona que destaca por su actividad de extracción de árido. Es, precisamente, un colmillo de hipopótamo el descubrimiento más sonado. Su gran tamaño lo perfila como uno de los ejemplares más grandes a nivel nacional y europeo encontrados hasta el momento, según el directo de la investigación, Rafael Baena. De hecho, con este hallazgo se deduce que el animal es muy superior a los actuales, que su carácter anfibio le hace perder tamaño, explica Baena. También se han descubierto una cadera, un fémur y varias vértebras de elefantes, así como otros restos de caballos y una variedad extinguida de toro salvaje, conocida como uros. Según el director de la investigación, el tamaño de estos animales y la relación de fechas son indicativo de que la zona sur de la Península tenía una clima típico de sabana, mientras que en el resto de Europa se hacía frente a la época glacial. Los investigadores también han hallado testimonios paleontológicos de presencia humana, constatada por la numerosa industria de piedra detectada, en el municipio en momentos templados y húmedos del Pleistoceno Medio –entre 380.000 y 450.000 años–. Fundamentalmente, los restos de vida humana que se encuentran durante la investigación están relacionados «con la caza y el trato de las pieles, como pueden ser cuchillos», sostiene el director del proyecto. Utensilios que indican la convivencia entre humanos y animales. De hecho, se han descubierto tres grandes conjuntos de herramientas de piedra talladas –de entre 6 y 15 centímetros– por el hombre que suman más de 750 piezas extraídas de los sedimentos, lo que convierten esta localización en la más importante de las estudiadas en una cuenca antigua del Valle del Guadalquivir. Además, esta investigación permite confirmar que la antigüedad que se le asociaba a esta zona es mucho mayor. «Antes se creía que la ribera databa 170.000 años de antigüedad, algo que con este descubrimiento se duplica», explica Baena. Los resultados de la investigación permiten equiparar su antigüedad a otros yacimientos peninsulares, como el del Tajo, y europeos como los del Sena, Somme o Wipper, entre otros. Esta investigación ha sido posible gracias al patrocinio del grupo empresarial Angulo y Construcciones, la colaboración del Ayuntamiento y el grupo de investigación de la Universidad de Sevilla, con investigadores como Baena, José Juan Fernández Caro, Inmaculada Guerrero y José Carlos Posada, así como el paleontólogo Antonio Ruiz.  

  • 1