martes, 18 diciembre 2018
22:44
, última actualización
Local

Desde la azotea

Nuevo local de Jeanine Merrill y Juan Antonio Gómez que, tras el éxito del restaurante La Azotea, amplían horizontes con esta tienda ostrería y una próxima apertura en la calle Zaragoza.

el 07 oct 2011 / 08:03 h.

TAGS:

Ana Gamero y Josete Chacón hacen las delcias de la clientela sugiriendo el mejor vino y cortando el mejor jamón de la casa.

Frente a la primera Azotea había una pequeña tienda llena de buenos vinos y productos gourmets donde hemos gozado de más de una buena cata. Esta tienda se ha trasladado a la vecina calle Conde de Barajas donde, además de gozar de un mayor espacio, se ha construido una magnífica barra para disfrute de visitantes, y lo de magnífica no lo digo sólo por lo más o menos recio de su construcción, sino por las delicatessen que nos pueden servir en ella, unas mesas altas, botelleros de vinos, cava climatizada y un expositor de quesos, completan la estancia, funcional, moderna y acogedora, con dos servicios dignos de visitarse, y lamento que esto sea noticia en Sevilla, pero no entiendo como hay tantos bares donde los baños no tienen lo mínimo imprescindible, no es así aquí, una decoración de planchas de maderas de cajas de vinos, da paso a unos servicios amplios, dotados de papel, jabón, toallitas de papel suave, limpios y bien decorados.

Ana Gamero es la sumiller de La Azotea, ella aconseja a un público abierto a las recomendaciones de maridaje que la simpática Ana les ofrece, y no sólo de vinos, también se van a buscar armonías de platos y cervezas. El otro solista de esta afinada orquesta es Josete Chacón, que toca el cuchillo largo con todo el arte aprendido en la casa paterna, Esteban sabe mucho de jamones, y su hijo no le va a la zaga.

La obra cumbre del concierto son las ostras, las hay francesas y gallegas, servidas la docena en una original fuente de acero inoxidable con hielo picado y limón, a la manera que hemos probado en el mismo Burdeos, la unidad sale a 4,80 y a 25 euros la bandeja. También hay gambas blancas de buen tamaño a 5,50 euros los 100 grs. y buenos mejillones a 4 euros la media y a 8 euros la ración.

Para los que quieran comer caliente hay tapas que van cambiando a diario, el día de nuestra visita se anunciaban en la pizarra: ratatouille, o sea, pisto con huevo de codorniz (3,00 euros), ensaladilla de gambas y bocas (2,75 euros), sashimi de atún rojo (6,00 euros), mousse de foie de pato con chutney de higos (4,50/9 euros) y miel y mantequilla de trufas sobre pan tostado. Esto de los panes es moda generalizada, los de La Azotea al menos, son diferentes, a saber, wasabi: mayonesa de wasabi con anchoas (12 euros) o el Belpaese: jamón, parmesano, recula y tomates cherrys (9 euros). Hay chacinas y quesos variados, el gaditano de oveja payota, Cabrales, de cabra canario y otros. Además se pueden abrir latas de anchoas del Cantábrico.

Los vinos se compran para casa o para abrir allí. Se presta especial atención a tintos andaluces, pero podemos encontrar una gran variedad de zonas vinícolas, incluida California, de la que podemos copear un Cline Viogner (4 euros), es destacable el apartado de vinos por copas, donde siempre encontraremos seis tintos, cinco blancos, un rosado, un cava y un champán. En blancos ya se citó al californiano, homenaje a la patria de la dueña de la casa, pudiéndose optar por un Basa de Rueda, una de las creaciones del inquieto Telmo Rodríguez, que pronto visitará Sevilla para presentar sus nuevos remelluris.

Tampoco los tintos que se copean son muy corrientes, como el Obalo de Rioja (2,50 euros) y el Pozo de Nieve de Ribera de Duero (2,25 euros).

En definitiva un sitio en la línea de La Azotea, buena materia prima en el comer y un toque excéntrico en el beber, ellos son así.

  • 1