miércoles, 23 enero 2019
18:56
, última actualización
Economía

Desfilando en prótesis

El exmarine Alex Minsky, que sufrió la amputación de una pierna en Afganistán y ahora es modelo, desfila en Nueva York con fundas diseñadas en la tecnoincubadora de Cartuja por la firma UNYQ.

el 26 oct 2014 / 12:00 h.

TAGS:

Cualquier pasarela de moda suele identificarse con cuerpos perfectos a los que desear e intentar parecerse, sea comprando la ropa que lucen. De las imperfecciones, pues, se huye: nadie quiere ser grueso, feo, bajo o ... amputado. El exmarine Alex Minsky, convertido en sex-symbol en su país, Estados Unidos, ha desfilado en Nueva York con una pierna ortopédica que portaba una funda de quita y pon diseñada por los emprendedores de la firma UNYQ en la tecnoincubadora de empresas Marie Curie, nacida en 2010 y ubicada en el sevillano Parque Científico y Tecnológico Cartuja. ALEX_NYFWLejos de ser prótesis de esas tradicionales color carne, la empresa, gestada por dos jóvenes, el sevillano Manuel Boza y el norteamericano Eythor Bender, ofrece no sólo su propia gama «fundas y otros ornamentos» para piernas ortopédicas elaborados mediante modelado digital e impresión en 3D, sino también la posibilidad de hacerse uno mismo el diseño. A gusto del consumidor, con las formas y los colores que se desen, incluso a juego con los tatuajes del cuerpo. Tatuado casi entero está Minsky, pero la prótesis elegida para desfilar era negra. De militar a modelo masculino. En el blog de la web de UNYQ, Irene Camargo relata la historia de este exmarine que, en 2009, quedó gravemente herido en Afganistán cuando su vehículo militar pasó por encima de una bomba. Cayó en la bebida y en la depresión antes de ser descubierto para la moda por un fotógrafo profesional, quien le propuso ser modelo aun con su pierna amputada. Y con su cover (en español, funda) protésico, se ha atrevido a desfilar incluso en ropa interior y de baño. Más allá de su historia de superación, un ejemplo para todos aquellos que sufren alguna amputación. UNYQ comercializa directamente a través de la web una veintena de colecciones de edición limitada para que las personas que han perdido una extremidad inferior y han tenido que sustituirla por una prótesis puedan hacer realidad sus propias ideas y «su estilo personal». Los diseñadores de la firma hispanonorteamericana pueden crearles «piezas únicas en su género». ALEX-NYFW-COVER_1024x1024_2 Hasta la II Guerra Mundial, cuando se industrializó el proceso para fabricar prótesis, todas se hacían de forma artesanal. Ya en fábrica, era demasiado caro introducir en ellas detalles al gusto. «Gacias a la técnica patentada por UNYQ y a la impresión 3D, los discapacitados pueden, de manera asequible, conseguir un diseño adecuado para sus prótesis, diseños que expresen su personalidad y reflejen la forma de la extremidad del amputado». De hecho, aseguran en esta compañía, los covers protésicos pueden «reproducir el volumen de la pierna sana». Y así, agregan, hasta los pantalones se llevan bien ajustados. En hombre, mujer y niños. A través de su página web (www. es.unyq.com) la empresa, con sedes en Sevilla y San Francisco, relata historias de superación. Desde su creación, por el edificio de la tecnoincubadora Marie Curie, de la gestora del parque Cartuja, han pasado 90 empresas. Ahora hay 39.

  • 1