Local

Un año de serenidad

Hoy se cumplen 12 meses del anuncio de renuncia de Benedicto XVI como Sumo Pontífice.

el 11 feb 2014 / 12:35 h.

TAGS:

"Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que mis fuerzas, debido a mi avanzada edad, no se adecúan por más tiempo al ejercicio de mi Ministerio. Con total libertad declaro que renuncio al Ministerio de Obispo de Roma y Sucesor de Pedro". Hoy se cumple un año de la renuncia de Benedicto XVI, cuando pronunció justo estas palabras en latín. Era un lunes 11 de febrero a mediodía, el Pontífice se encontraba celebrando el consistorio para la canonización de los mártires de Otranto y eligió ese lugar y ese momento para hacer un anuncio histórico. Ente los pocos periodistas que cubrían el evento había  una reportera de la Agencia ANSA, que entendió las palabras del Papa y las difundió inmediatamente. Poco minutos después de que los medios de todo el mundo comenzaran a anunciar la renuncia de Benedicto XVI, el Vaticano lo confirmaba y anunciaba, además, que la renuncia se haría efectiva el 28 de febrero, momento a partir del cual, comenzaría la Sede Vacante hasta la celebración del Cónclave. Su decisión fue un inesperado anuncio para el mundo. Ahora, un año después de renunciar al Papado, Joseph Ratzinger goza de una vida tranquila y sigue cumpliendo con su compromiso de «permanecer oculto al mundo». El antiguo Papa, que nació en la región alemania de Baviera, fue el primer Sumo Pontífice de la Iglesia Católica que decidió renunciar al Pontificado en casi 600 años de Historia. Aunque en las primeras imágenes que se difundieron del Papa Emérito tras su renuncia se vio que usaba bastón y se movía con dificultad, él mismo se ha encargado durante los meses sucesivos de dejar claro que se encuentra «muy bien» y que se dedica a «tocar el piano, leer, estudiar y rezar». Otra de sus apariciones fue el pasado 12 de octubre, Día del Pilar, cuando Ratzinger rezó ante la imagen original de la Virgen de Fátima. Más recientemente, el 15 de enero de este año, Benedicto XVI celebró en el Vaticano el cumpleaños de su hermano mayor, monseñor Georg Ratzinger, que celebraba los 90 años. Un año después de anunciar su renuncia, el Papa Emérito Benedicto XVI «no se arrepiente» de su decisión y está «en paz consigo mismo» y también con Dios, según indicó ayer su secretario personal, Georg Ganswein. El ayudante afirmó que Joseph Ratzinger no guarda resentimiento contra quienes le criticaron. «Humanamente hablando, es doloroso ver que lo que escriben sobre uno no se corresponde con lo que se ha hecho. Pero la medida del trabajo no es lo que los medios anotan sino lo que es justo ante Dios y la conciencia», precisó. Para el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, la renuncia fue «un gran acto de gobierno» en el que mostró «mucha valentía».

  • 1