viernes, 19 abril 2019
01:26
, última actualización
Local

Desnudo integral

el 18 mar 2011 / 11:32 h.

TAGS:

Una larga trayectoria como miembro del grupo zaragozano Violadores del Verso avala a Sho-Hai, un trabajo intenso y cuidado con el que entró como número tres en las listas de ventas españolas nada más ver la luz. Con cierta fama de ogro, este MC se muestra sin embargo como un tipo de lo más afable, por más que no tenga pelos en la lengua a la hora de disparar rimas contundentes. Doble vida es el título de esta primera aventura personal.
-¿Los tiempos son propicios para hacer rimas furiosas, o siempre hay razones para el mosqueo?
-Depende de cada uno. Es cierto que la cosa está bastante mal, me da asco de todo, pero en el disco he preferido tirar de sentimientos personales, estados de ánimo y cosas que me pasan.
-¿No teme que esa exhibición de uno mismo pueda parecer impúdica?
-Todo en este disco es super-personal y con el corazón en la mano, siempre he hecho eso. La gente puede llegar a conocerme escuchando mis temas. Fíjate, incluso me quito la gorra en los clips: eso es como ponerme en pelotas.
-Hablando del clip de ...Ella, muestra un lado cómico inédito.
-Queríamos que no fuera el típico vídeo rapeando a cámara. Fue idea del director, leí el story-board, le pareció bien y nos pusimos manos a la obra. Al principio me veía raro poniendo caras, pero he quedado contento con el resultado.
-¿Rodar en Los Ángeles no es un despilfarro, ahora que todo el mundo va a lo casero?
-No creas que ha sido una vacilada. La cosa es que una productora de allí son seguidores de Violadores del Verso, y nos invitaron a hacer allí los clips con las mejores cámaras y medios.
-¿Y la mezcla en Nueva York?
-Eso sí es un empeño nuestro. El disco se grabó aquí, en los estudios Rap Solo, con el Rumba a los mandos como es habitual, pero el master lo enviamos a Nueva York porque, aunque luego la mayoría de la gente lo escuche en su mp3 o en el ordenador y no note la diferencia, queremos que el sonido final sea impecable.
-Ha dicho que le inspiran diferentes estados de ánimo. ¿Marcan éstos el estilo de los temas?
-En el disco hay de todo un poco. Puede ser que el Rumba haga una instrumental y con lo que ésta me sugiera yo me ponga a hablar de una cosa u otra, pero también es posible que en un momento dado te apetezca hablar de esto o de aquello, o que te pida el cuerpo una base más funk, o más jazzera... Todo se va viendo sobre la marcha.
-El disco suena, en general, bastante americano, con mucho aire funk y soul...
-El funk de los 70 siempre nos ha gustado. Además, Rumba es un loco de los vinilos y siempre tiene material en esa onda de sobra. En el último tema, Infierno con guitarras, hay en cambio una historia más rap metal, algo que hemos hecho en otras ocasiones, con grupos como Soziedad Alkohólika u Hora Zulu, que también está guapo.
-Lo que debe quedar claro es que estas historias en solitario no suponen en absoluto la disolución de Violadores, ¿no?
-Todos los demás me han acompañado en la grabación, y ahora lírico y Kase van a ponerse con lo suyo. Pero es algo que nos apetecía, acabaremos nuestras giras y volveremos con Violadores. La prueba es que por en medio tenemos algunos conciertillos por Sudamérica: Buenos Aires, Santiago de Chile, Montevideo...
-Muchos raperos de su generación temen que no haya relevo entre las nuevas hornadas. ¿Qué opina al respecto?
-Yo puedo hablarte sobre todo de Zaragoza, donde hay mucha gente que se lo está currando, peña como Doble Cero, ADN, etc. Difícil está todo, la industria está chunga, colgar tu disco en internet es como poner un grano de arena en la playa. También es verdad que se echa de menos hacer las cosas de forma más tranquila, pero espero que la cosa siga. n

  • 1