Economía

Desplome de las bolsas mundiales en un lunes negro por la quiebra de Lehman

Las bolsas mundiales vivieron ayer un lunes negro tras el anuncio de quiebra de Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión de EEUU, ante el aumento de la preocupación por la estabilidad financiera de la primera potencia económica. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 11:51 h.

Las bolsas mundiales vivieron ayer un lunes negro tras el anuncio de quiebra de Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión de EEUU, ante el aumento de la preocupación por la estabilidad financiera de la primera potencia económica. Ni la inyección de liquidez al sistema, 30.000 millones por parte del BCE, consiguió minimizar las caídas.

El derrumbe de Lehman Brothers y la venta de Merrill Lynch para evitar algo parecido, sacudieron ayer las bolsas de todo el mundo, aturdidas por el devastador efecto que la crisis crediticia desatada hace un año en EEUU está teniendo en los mayores bancos de inversión del país.

La incertidumbre que se apoderó de las bolsas en las últimas sesiones dejó ayer paso al pánico, especialmente en Wall Street, ante la constatación de que el Gobierno estadounidense y la Reserva Federal (Fed) no iban a intervenir para evitar que la crisis se cobre víctimas tan emblemáticas como Lehman Brothers.

Hasta el momento, el Departamento del Tesoro y la Fed habían intervenido en los grandes colapsos empresariales provocados por la crisis, secundando los rescates de Bear Stearns hace seis meses y de Fannie Mae y Freddie Mac el mes pasado.

El secretario del Tesoro de EEUU, Henry Paulson, defendió ayer la decisión de su Gobierno de permitir la bancarrota del banco de inversión Lehman Brothers, pero sin descartar que en el futuro pueda intervenir para evitar otras quiebras. Por su parte, el presidente del país, George W. Bush, aseguró que su sistema financiero es sólido y acabará superando los problemas actuales.

Sin embargo, la semana bursátil arrancó con dos de las noticias empresariales más duras en la historia moderna de las finanzas de EEUU: el anuncio de quiebra del que fuera cuarto mayor banco de inversión, y la compra por Bank of America de Merrill Lynch, la mayor y más célebre correduría del mundo, por un importe de 44.000 millones de dólares (30.500 millones de euros), según la edición digital de The Wall Street Journal. Se trata del peor desayuno que han tenido que digerir Wall Street y el resto de los mercados desde que hace un año se desató la crisis, originada por las hipotecas de alto riesgo.

El desastroso despertar de Wall Street (donde se registraban descensos del 3%) se veía anticipado por fuertes bajadas en las bolsas de todo el mundo, comenzando por Asia, aunque allí muchas plazas permanecieron cerradas por ser festivo.

El relevo lo tomó Europa, donde hubo descensos del 4,5% en Madrid, 2,74% en Fráncfort, 3,66% en Milán, 3,83% en Zúrich y 3,75% en París, y luego Latinoamérica, que abrió a la baja, con caídas del 3,42% en Buenos Aires, 2,22% en México y 2,65% en Sao Paulo. Wall Street cerró con una caída del 4,31%.

En concreto, la bolsa española registró su cuarta peor jornada del año, por el miedo de los inversores a un agravamiento de la crisis. Con este retroceso, el parqué madrileño fue uno de los peor parados en Europa al caer por debajo de los 11.000 puntos, nivel que no transitaba desde hacía dos años, en junio de 2006.

Tensión política. Ante una situación que el candidato demócrata Barack Obama calificó como la "crisis financiera más seria desde la Gran Depresión" por la política de Bush, los bancos centrales se aprestaron a ofrecer liquidez a un sistema en que se mueve mucho más dinero del que realmente existe, por lo que resulta vital que éste no deje de moverse.

Así, el Banco Central Europeo (BCE), el Banco de Inglaterra y el Banco Central Suizo respondieron ayer con inyecciones de liquidez extraordinarias a la quiebra de Lehman Brothers. El BCE inyectó en el mercado 30.000 millones de euros (42.600 millones de dólares) a un tipo de interés mínimo (marginal) del 4,30% y con un vencimiento a un día. Además, el Banco de Inglaterra prestó a los bancos 5.000 millones de libras y el Banco Central Suizo ofreció liquidez a través de su facilidad a un día, por primera vez desde el 22 de febrero. Incluso un grupo de diez grandes bancos anunciaron la creación de un fondo conjunto de 70.000 millones de dólares con el mismo propósito.

El viernes Lehman Brothers cerró la peor semana de su historia en bolsa y negociaba ya su propia venta, creyendo que alguien querría entrar en su capital para tratar de reflotarlo. Ayer el banco daba coletazos agónicos en Wall Street, donde sus títulos llegaban a negociarse a 15 centavos, frente a los 59,5 dólares que valían hace un año.

Para evitar que en Merrill Lynch, la mayor correduría del mundo, se repita la historia, sus responsables acordaron con su venta a Bank of America, el banco con más depósitos de EEUU, que pagará 29 dólares por cada título, lo que supone una prima del 70% respecto al precio del viernes.

  • 1