Local

"Después de mi huelga de hambre, nada ha cambiado en el Sáhara"

Aminatou Haidar  presenta un informe sobre violaciones de Derechos Humanos.

el 05 feb 2013 / 20:30 h.

TAGS:

Hace cuatro años, la activista saharaui Aminatou Haidar acaparaba las portadas de los medios con una huelga de hambre en lanzarote para poder regresar al Aaiún con su familia. "Desde entonces, lamentablemente no ha cambiado nada. La situación sigue siendo la misma en el Sáhara Occidental y en los campamentos de refigiados de Tinduf", lamentó ayer en Sevilla, donde acudió a la oficina del Defensor del Pueblo Andaluz para hablar de El oasis de la memoria, un informe sobre violaciones de Derechos Humanos que presentará hoy en el Paraninfo de la Universidad de Sevilla, a las 19.00 horas.

Dicho trabajo, elaborado por carlos M. Beristain, de la Universidad del País Vasco, analiza en profundidad 261 casos desde 1975 hasta la actualidad, a través de dos gruesos volúmenes: el primero se ocupa de bombardeos a la población civil como el de Um Dreiga, episodios de pillaje y desplazamiento forzado de la población nómada, ejecuciones extrajudiciales y fosas comunes, desapariciones forzadas, torturas y abusos de fuerza sobre la población, especialmente desde la Intifada de 2005.

El segundo tomo se ocupa específicamente del impacto sobre las víctimas, analizando cómo se han enfrentado éstas a la violencia, así como las demandas de verdad, justicia y reparación según estándares internacionales.

La presidenta de Codesa (Colectivo de Defensa de los Derechos Humanos en el Sáhara), de 46 años, insiste en que "la comunidad internacional tiene que tener la voluntad de resolver el problema. De un lado no reconocen la soberanía de Marruecos, y sí el derecho de autodeterminación de los saharauis, pero sigue siendo indeferente a los hechos que aquí se relatan, y a veces hasta cómplice. No hay presión a Rabat para que acepte la vía democrática. Por su parte, el Gobierno español, como potencia administradora, tiene que asumir su responsabilidad y poner fin de una vez al proceso descolonizador".

"Mientras llega el deseado referéndum, hay que garantizar los derechos fundamentales", subrayó Haidar, quien ha seguido sufriendo el hostigamiento del aparato represor marroquí hasta hace bien poco: el último episodio, una golpiza, con amenaza con cuchillo incluida, que recibió tras la visita el pasado uno de noviembre del Enviado Personal del Secretario General de la ONU para el Sáhara Occidental, Christopher Ross.

  • 1