sábado, 19 enero 2019
20:57
, última actualización
Deportes

Destino la NBA, vía Sevilla

Satoransky es el primer jugador formado en San Pablo con opciones de debutar en la mejor liga del mundo.

el 16 jul 2014 / 10:00 h.

Satoransky, entrando a canasta (Foto: JM Vidal) Satoransky, entrando a canasta (Foto: JM Vidal) Por Alberto Cabello Llevar el balón hasta campo contrario sin que antes Earl Calloway se lo arrebatara ya era toda una odisea para Tomas Satoransky (23 años,  2.01 m.) durante sus primeros entrenamientos con el primer equipo del Baloncesto Sevilla, hace ya de eso cinco años. Con el tiempo, el enemigo se convirtió en el mejor aliado del base checo y no hay entrevista en la que no señale al base estadounidense como uno de sus  mejores maestros a la hora de aprender como  se trastea desde el puesto de mando de un equipo de baloncesto. Un lustro después, nadie duda de que Satoransky se convertirá en uno de los grandes bases de la próxima década y que es carne de NBA más pronto que tarde, aunque antes tendrá tiempo de dar un paso más en su progresión en el Barcelona. Base y con más de dos metros, esa línea roja que comenzó a traspasar Magic Johnson tiene en Satoransky a uno de sus mejores exponentes de futuro. Con esas condiciones físicas, uno de los primeros requisitos en su formación fue la de saber controlar su fuerza y tamaño en una posición en que las neuronas son mucho más decisivas que los kilos. La pausa era otra de los aspectos a corregir en sus primeros años en Sevilla. Aíto García Reneses le llegó a recomendar el ajedrez como método para encontrar esa parsimonia, que a veces resulta imprescindible para marcar el ritmo de un equipo. La experiencia del técnico madrileño le ha aportado la sapiencia necesaria para ser autosuficiente en la pista y  tener la claridad de mente para saber cuándo y a quién asistir en cada momento del partido. Si a todo ello se le añaden  la mejora en  las pérdidas de balón o los porcentajes de tiro, se completa el perfil de un base al que le ha llegado la hora de llevar el balón hasta el campo contrario de los mejores equipos de Europa. DÚO CON HUERTAS. Antes de llegar a la NBA tendrá otra escuela privilegiada junto a Marcelinho Huertas en el Palau Blaugrana. A todas esas virtudes ya asimiladas durante su etapa en Sevilla, convivirá con ese toque imaginativo y fantasioso con el que el brasileño entiende el juego. Será el momento en que tenga que coger las riendas de un equipo que cada vez que sale a la pista tiene la obligación de ganar. El segundo base ha sido uno de los caballos de batalla de Xavi Pascual durante toda la temporada. El perfil excesivamente defensivo de Víctor Sada y el ofensivo de Jacob Pullen dejaban al equipo sin una garantía cuando Huertas estaba en el banquillo. A tanto llegó la cuestión que el técnico mantuvo en pista al brasileño durante los 40 minutos durante u n partido de la serie de la semifinal ante el Valencia Basket. De ahí su destino más lógico será pisar parqué en la NBA. Ernie Grunfeld, general manager, de los Washington Wizards monitoriza su evolución desde mucho antes de ser elegido en el draft de 2012 y ha seguido de cerca su negociación con el Barcelona, puesto que sabe que tarde temprano llegará el momento de negociar con el club si la franquicia tiene que lidiar con alguna cláusula de salida a la NBA. Satoransky es la nueva opción de los bases europeos para encontrar su hueco en la liga profesional. Allí han triunfado escoltas, aleros, pívots, pero bases no hay mucho más que rastrear después de Tony Parker. Muchos de los mejores directores de juego del continente han salido escaldados o incluso jamás se atrevieron a dar el salto a Estados Unidos. Al checo las webs especializadas le comparan con Zoran Planinic, croata que pasó tres temporadas en New Jersey Nets.

  • 1