Local

Destituido el comandante de organismo que falló en alerta de tsunami en Chile

el 05 mar 2010 / 19:08 h.

TAGS:

 La Marina chilena destituyó hoy al comandante del Servicio Hidrográfico y Oceanográfico (SHOA), organismo al que se responsabilizó de no haber alertado sobre la amenaza de tsunami tras el terremoto que devastó parte de Chile el pasado día 27.

En un comunicado, el comandante en jefe de la Marina, almirante Edmundo González, señaló que el capitán de navío Mariano Rojas Bustos, hasta ahora jefe del Shoa, será reemplazado por el oficial de igual grado Patricio Carrasco Hellwig, "con miras a restablecer la credibilidad y confianza en ese importante organismo técnico".

Carrasco Hellwignm, según la nota, tiene "amplias capacidades y experiencias" en el ámbito de la oceanografía e hidrografía.

La Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) acusó estos días a la Marina de haber dado indicaciones ambiguas después del terremoto de 8,8 Ritcher que impidieron tomar decisiones para alertar de la amenaza de tsunami, y el almirante González reconoció que se procedió con confusión y asumió la responsabilidad.

Tras el terremoto únicamente se difundió de forma pública una comunicación de la Armada y de la Onemi de la región de Valparaíso que decía que se descartaba el riesgo y que solamente había variación en la marea del Pacífico, cuando en realidad el tsunami se aproximaba.

Enormes olas se abatieron poco después sobre numerosas localidades costeras de las regiones del Maule y Bío Bío y las arrasaron, con un balance hasta ahora no cuantificado de víctimas mortales y desaparecidos, porque aún están llegando a las playas algunos cadáveres.

También el archipiélago de Juan Fernández, a más de 600 kilómetros de la costa chilena y donde el sismo no pasó de ser un leve temblor, fue vapuleado por olas gigantes que destrozaron el poblado más importante y causaron siete muertos y once desaparecidos.

El comunicado de la Marina señala que el almirante González ordenó una investigación técnica, a cargo de un fiscal, para "determinar las responsabilidades y establecer las circunstancias derivadas del proceso de toma de decisiones".

Según ha dicho González, en un primer momento la alerta se comunicó a la Onemi, pero más tarde, cuando la presidenta Michelle Bachelet requirió saber si se mantenía, "fuimos confusos" al informarla.

Según la prensa chilena, la respuesta que el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) dio a Bachelet decía textualmente: "El epicentro está en tierra, luego no debiera haber tsunami".

Para Carmen Fernández, la directora de la Onemi, "hubo una información de tal nivel de imprecisión y ambigüedad" que no permitió tomar decisiones.

La primera información sobre el terremoto, procedente del sistema de alerta del Servicio de Geología de Estados Unidos, efectivamente situaba el epicentro en tierra firme, a unos 90 kilómetros al este de la ciudad de Talca, aunque también dio alerta de tsunami.

Más tarde, el Instituto Sismológico de la Universidad de Chile situó el epicentro bajo el mar, a 63 kilómetros al suroeste de Cauquenes, en el límite entre las regiones del Maule y Bíobío.

  • 1