viernes, 14 diciembre 2018
17:27
, última actualización
Local

Detenida la pareja de la mujer estrangulada y atada en su cama

el 29 dic 2011 / 19:58 h.

TAGS:

Agentes de la Policía Científica precintan el piso después del registro.
La Policía Nacional detuvo ayer a Amparo M.P., la pareja sentimental de la mujer de 53 años hallada estrangulada anteayer en su domicilio del barrio sevillano de Bellavista, como presunta autora del homicidio. El arresto de Amparo, de 51 años, a la que los vecinos de la víctima describen como una mujer de estatura inferior a 1,60 metros, con pelo rubio, corto y algo rizado, y con una ostensible cojera, se produjo en el Polígono Sur, después de que fuera vista por última vez en Bellavista el pasado lunes, día 26.
 
La víctima, Rosario Nogales Pedregal, fue hallada muerta este miércoles en su domicilio de la urbanización Nueva Bellavista, situada frente al hospital de Valme, después de que una compañera de trabajo alertara a sus familiares, que viven en el bloque anexo,  de que llevaba dos días sin acudir a trabajar, lo que les extrañó bastante ya que, como relató ayer su cuñada, Carmen Mateo, se trataba de una mujer “muy cumplidora”.
 
La cuñada de la víctima, su hija y una vecina que tenía la llave del piso donde Rosario y Amparo convivían desde hace meses fueron las primeras en descubrir el cadáver, que al parecer se encontraba atado a la cama y cubierto por una sábana. Un sobrino de la víctima negó ayer a este periódico que Rosario fuera degollada, como trascendió en un principio. “Únicamente vimos que estaba tapada”. Según fuentes cercanas al caso, la Policía baraja como hipótesis de la muerte un posible juego sexual entre la pareja y apuntan a una media o un calcetín como el objeto utilizado para estrangular a la víctima, descartando en todo momento la utilización de un arma blanca.
 
La fallecida vivía en este piso de Bellavista junto a su madre desde hace más de 15 años hasta que ésta murió. Según el relato del vecindario, Chari, que es así como la conocían, empezó a convivir con su pareja, Amparo, “hace seis o siete meses” y la última vez que fueron vista juntas fue el día de Nochebuena.
 
La relación entra ambas era algo turbulenta, ya que según expuso ayer Susana, la vecina del piso de abajo, los “insultos de todo tipo, las voces y las discusiones” entre ambas eran continuas. “Se peleaban todos los días y les tuve que llamar la atención varias veces. Cordialmente, pedían perdón. En una ocasión tuve que salir de casa a las cuatro de la madrugada con mi hijo y llevarlo a casa de mi suegra porque el niño estaba atemorizado con los gritos, los porrazos y las discusiones que se oían. Cuando le llamé la atención me rogó que le pidiera perdón a mi marido, a quien respetaba mucho ya que en una ocasión le hizo un arreglo en el piso”. A pesar de que las peleas “eran diarias” y de que, según el testimonio de sus vecinos, “las dos bebían muchísimo”, nadie esperaba este final.
 
Hay vecinos que aseguran que el día de Nochebuena a las cinco de la mañana se escucharon “unos porrazos muy grandes, algo nada extraordinario entre ellas” en el interior del piso. Desde entonces, ya no volvieron a ser vistas juntas. La última vez que alguna que otra vecina se cruzó con Amparo en la urbanización de Nueva Bellavista fue el pasado lunes, día 26. Su desaparición del barrio hizo sospechar a la Policía, hasta que logró detenerla ayer.
 
La víctima, Chari, “hablaba poco” con sus vecinas. “Hola, adiós y ya está, y desde que estaba con esta mujer, peor”, aseguran. Más de una vecina del bloque se extrañó de que las persianas de su piso llevaran varios días cerradas, pero no fue hasta la tarde del miércoles, “al oír los gritos de sus familiares y al llenarse esto de policías”, cuando se descubrió el triste suceso.

Durante la mañana de ayer, efectivos de la Policía Científica estuvieron registrando el piso en busca de huellas y posibles pruebas. Después de retirar de su interior varias cajas con documentación, la Policía procedió a precintar la puerta del piso, el 2-3 del bloque número 11 de la urbanización Nueva Bellavista.
 
AUTOPSIA. El Juzgado de Instrucción número 18 es el que inició la investigación en torno al caso, sobre el que decretó el secreto de sumario. El cadáver de Rosario se encontraba ayer en el Instituto Anatómico Forense donde se procedía a practicar su autopsia.
 
La Policía dispone de 72 horas desde la detención de la presunta autora del crimen para interrogarla antes de que pase a disposición judicial.

  • 1