sábado, 15 diciembre 2018
05:12
, última actualización
Local

Detenidas 21 personas de una red de narcotráfico que orientaba sus operaciones guiados por brujos y santeros

Detenidas 21 personas, se han incautado 2.815 kilos de hachís y bienes valorados en seis  millones de euros. 

el 17 may 2012 / 09:34 h.

TAGS:

La Guardia Civil ha desarticulado una red de narcotráfico en la que se han detenido a 21 personas de distintas nacionalidades implicadas en el tráfico de hachís desde Marruecos hasta países centroeuropeos que utilizaban a expertos en santería quienes asesoraban a la cúpula de la organización sobre la idoneidad de las operaciones, de tal manera que su influencia condicionaba el desarrollo o aborto de las mismas.

En el marco de la operación 'Garnacha' desarrollada en Málaga, Almería y Campo de Gibraltar (Cádiz), los agentes han detenido a más de una veintena de españoles, marroquíes, rumanos, argelinos y franceses y han imputado a otras ocho personas, que conseguían transportar el hachís desde las costas de Marruecos hasta el litoral andaluz para, posteriormente, llevarla en camiones de gran tonelaje y turismos hasta otros países europeos como si se tratasen de vehículos empresariales de mercancía legal.

Los máximos responsables de la organización eran fervientes creyentes de los rituales de santería tradicional marroquí. Estos disponían de varios brujos de confianza que les orientaban sobre la idoneidad de llevar a cabo los alijos en puntos determinados de la costa y sobre qué personas debían ejecutar la operación. En el caso de que los mismos lo desaconsejaran, la operación era abortada, con una importante pérdida económica, ya que, en ocasiones, esto ocurría pocos minutos antes de ser introducido el alijo, con todos los medios y personal preparados.

Cuando la organización perdía una partida de estupefacientes por la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los jefes de la red se sometían a los brujos para que les practicasen un ritual, al objeto de "quitarles la mala suerte".

Durante la investigación, iniciada a mediados del pasado año se comprobó que la red estaba estructuraba en varios grupos sin conexión entre ellos --almacenaje, traslado y ocultación--, con el fin de poder continuar con sus actividades en el caso de que alguno de éstos fuera descubierto, supuesto éste en el que los dirigentes se hacían cargo de la protección económica de los familiares de los detenidos.

 

Con esto, una vez que la droga llegaba a España era escondida en 'guarderías', donde era custodiada hasta ser trasladada para su comercialización en otros países. En este sentido, en el barrio malagueño del Puerto de la Torre, los detenidos disponían de un laboratorio en el que obtenían estupefacientes derivados del cannabis, con lo que se incrementaban de esta forma los beneficios de la organización.

Con la detención de las personas integrantes de todos los escalones de la organización --proveedores, custodia, traslado y distribución--, la Guardia Civil da por desmantelada una de las redes de narcotráfico más activas asentada en la zona de la Costa del Sol, Almería y Campo de Gibraltar.

En los registros domiciliarios efectuados, uno en Málaga y tres en El Ejido (Almería), se han intervenido 2.815 kilos de hachís, 163 gramos de marihuana, dos armas cortas de fuego, un laboratorio para elaboración de hachís con todos los utensilios, 3.600 euros en efectivo, 17 vehículos, dos cabezas tractoras, un camión remolque, seis semirremolques, una embarcación recreativa, dos embarcaciones neumáticas, dos motos de agua, dos motores de embarcaciones náuticas y 32 teléfonos móviles, todo ello valorado en unos seis millones de euros.

 

  • 1