martes, 26 marzo 2019
22:37
, última actualización

Detenidas 36 personas de una red que introducía hachís robado a otras bandas

Los miembros de la banda pretendían meter por el Guadalquivir ocho toneladas de droga procedente de Marruecos, sustancia que procedía de atracos en los que simulaban ser policías

el 31 may 2014 / 21:58 h.

DETIENEN A 36 PERSONAS DE RED QUE INTRODUCÍA HACHÍS ROBADO DE OTRAS BANDAS La Policía Nacional ha detenido a 36 personas de una red que pretendía introducir desde Marruecos ocho toneladas de hachís en barco por la zona de la desembocadura del río Guadalquivir, droga que procedía en parte de otros narcotraficantes a los que asaltaban a punta de pistola o disfrazados de policía. Con la operación Espabila, realizada conjuntamente con la Guardia Civil y la Agencia Tributaria, se ha dado por desarticulada esta organización criminal, que tenía su base en la provincia de Cádiz y pretendía introducir en la península 8.560 kilos de esa droga. Según informó ayer la Policía, la investigación se inició el pasado mes de agosto cuando los agentes detectaron una red que podría estar usando la zona de la desembocadura del río Guadalquivir para meter droga en el país. En una primera fase de la operación se interceptaron seis alijos de estupefaciente, que eran transportados en grandes embarcaciones semirrígidas de gran potencia, pesqueros o embarcaciones de recreo. Dentro de esta fase, los agentes detuvieron asimismo a 12 personas y se intervinieron 286 fardos de hachís, que arrojaron un peso de 8.560 kilogramos. Tras analizar la información obtenida en otras operaciones anteriores en las que se investigaban delitos de secuestro, extorsión, robo con violencia e intimidación, tenencia ilícita de armas y tráfico de drogas, los agentes localizaron a un grupo de la organización que se encargaba de robar la mercancía a otros narcotraficantes cuando estos la transportaban a España. Para ello, intimidaban a las otras bandas con armas de fuego e incluso se disfrazaban de policías simulando una operación de las fuerzas de seguridad. Algunos de sus miembros también se infiltraban en las labores de descarga de la sustancia de otras organizaciones de narcotraficantes, con lo que obtenían información sobre la mercancía para posteriormente sustraer la droga. La segunda fase de la operación se realizó en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), en Coria del Río y Sevilla, donde se arrestó a 20 miembros de la red, incluidos los jefes de la misma, que estaban afincados en la capital hispalense. Al mismo tiempo se llevaron a cabo diez registros domiciliarios, en los que se intervino un arma de fuego y munición blindada. También se requisaron dos pistolas detonadoras y una carabina, 16 kilos de marihuana, 17.000 euros en efectivo, siete vehículos, dos motocicletas, dos remolques y tres motores empleados en las embarcaciones semirrígidas, teléfonos, otros efectos relacionados con tráfico de droga y abundante documentación. Por otro lado, en las localidades gaditanas de Sanlúcar de Barrameda y Chipiona se procedió a la detención de otras tres personas y se imputó a una cuarta. Posteriormente, los agentes arrestaron al último jefe de la organización, afincado en Algeciras.

  • 1