miércoles, 20 marzo 2019
18:07
, última actualización
Local

Detenido al conducir en sentido contrario y sin luz por la SE-30

La Policía Local detuvo la madrugada de ayer a un conductor que circulaba en sentido contrario y con las luces apagadas por la SE-020, el tramo conocido como Ronda Urbana Norte. El hombre, que tenía síntomas evidentes de embriaguez, ignoró los avisos policiales y se negó a hacerse la prueba de alcoholemia, por lo que quedó arrestado.

el 16 sep 2009 / 07:15 h.

TAGS:

La Policía Local detuvo la madrugada de ayer a un conductor que circulaba en sentido contrario y con las luces apagadas por la SE-020, el tramo conocido como Ronda Urbana Norte. El hombre, que tenía síntomas evidentes de embriaguez, ignoró los avisos policiales y se negó a hacerse la prueba de alcoholemia, por lo que quedó arrestado.

La aventura de este conductor kamikace, que llevaba una furgoneta de color blanco, comenzó pasada la una de la madrugada, cuando fue detectado por un patrullero de la Policía Local circulando en sentido contrario y con las luces apagadas por la SE-30 o Ronda Urbana Norte, una vía con tres carriles por cada sentido en la que se alcanzan velocidades considerables.

Los agentes encendieron las luces de emergencia y comenzaron a seguir a la furgoneta, conducida por un varón que era además el único ocupante. Le hicieron señales reiteradas indicándole que se detuviera, pero los policías comprobaron con sorpresa que el conductor ignoraba por completo sus avisos y continuaba con su marcha, siempre en sentido contrario y sin encender las luces, como si tal cosa.

Los agentes consiguieron incluso ponerse a su altura, y el copiloto del patrullero decidió darle varios golpes con su porra reglamentaria al vehículo, pensando que el hombre podría no haber escuchado por algún motivo sus insistentes llamadas.

Pero tampoco hubo respuesta y la furgoneta continuó su marcha, escapando de ellos. Los policías pidieron entonces refuerzos y, unos metros más adelante, a la altura de Pino Montano, otro coche de la Policía Local se cruzó en su camino y obligó a parar al conductor, deteniéndolo en una espectacular operación en la que los agentes llegaron a amenazarlo con sus pistolas para que saliera del vehículo, si bien no hubo disparos.

El conductor presentaba "unos signos de embriaguez más que evidentes", según confirmaron ayer fuentes municipales, pero se negó a realizar la prueba de alcoholemia. La Policía decidió trasladarlo a los calabozos de la Isla de la Cartuja, donde volvieron a solicitarle que accediera a realizar la prueba. Al negarse por segunda vez, el hombre quedó arrestado y pasó la noche encarcelado. Por la mañana fue trasladado al juzgado de guardia y presentado ante el juez, acusado de un delito contra la seguridad del tráfico, según confirmaron las fuentes, que indicaron que dada su situación y la forma en la que conducía fue sólo cuestión de suerte que no provocara un accidente de circulación.

  • 1