Detenido tras matar a su mujer a punto de separarse

La víctima, que nunca había denunciado, logró salir al balcón a pedir auxilio pero el agresor la “arrastró” al interior y cerró las persianas

el 27 sep 2011 / 09:21 h.

Familiares de la víctima, rodeados de la Guardia Civil. / carlos barba (efe)

Los expertos en violencia de género advierten que al iniciar los trámites de separación el riesgo no solo no desaparece sino que "es un momento de máxima peligrosidad". Ayer, la muerte de S.G.C., de 41 años, a manos presuntamente de su marido -ya detenido-, les dio la razón. La víctima nunca había denunciado malos tratos pero en mayo acudió al centro municipal de información a la mujer de Puebla de Vícar (Almería) para asesorarse sobre los trámites legales para separarse del que finalmente fue su verdugo. Ayer, F.J.G, de 43 años, la esperó en casa a que saliera, sobre las 8.30, del Hospital de Poniente de El Ejido, donde trabajaba como auxiliar de enfermería, y la apuñaló.


S.G.C. logró asomarse a la ventana para pedir socorro, según relataron varios testigos, pero el detenido la sujetó "fuertemente del brazo", la arrastró "al interior" y cerro las persianas a cal y canto. Pese a que la Policía Local llegó "rápidamente", avisada por estos testigos, la encontraron ya sin vida con varias heridas de arma blanca. El presunto asesino, que estaba junto al cadáver, fue detenido y trasladado a comisaría para pasar a disposición judicial.

La pareja tiene una hija de 13 años que en el momento del crimen estaba en el instituto. Entre los testigos que vieron a la mujer pedir auxilio por el balcón había varios alumnos del centro y una hermana de la fallecida.

El alcalde de Vícar, Antonio Bonilla, explicó que el matrimonio es "bastante conocido" en el pueblo porque los padres de ella tienen un negocio. Precisó que la víctima era usuaria del Centro de la Mujer desde 2004 ya que realizó los cursos para trabajar como celadora en el hospital. En mayo fue a asesorarse sobre el divorcio "aunque nunca expresó ser víctima de violencia machista". La directora general de Violencia de Género de la Junta, Soledad Ruiz, reconoció que "en ningún momento ni las técnicas detectaron nada ni ella expresó nunca que hubiera un problema de agresión". Ruiz lamentó que "podía haberle salvado la vida si hubiese transmitido que había algún problema" e insistió en pedir a las mujeres maltratadas que, antes de separarse o denunciar "se informen" porque "lamentablemente, solo con decir basta e irse no resuelven la situación".

El Ayuntamiento decretó dos días de luto oficial y las compañeras de trabajo de la víctima se concentrarán hoy ante el hospital de El Ejido y el de El Toyo en la capital por la víctima número 13 en Andalucía (47 en España), una más que en 2010.

Si es víctima de malos tratos o conoce algún caso de violencia machista, denúncielo en el teléfono gratuito 016

  • 1