viernes, 14 diciembre 2018
17:50
, última actualización
Local

Detenido tras matar y descuartizar a su hijo al que denunció por maltrato

El hombre, de más de 60 años, trasladó en una moto el cuerpo desmembrado, oculto en bolsas, hasta la ribera del Huéznar.

el 25 jun 2012 / 10:20 h.

TAGS:

Lugar donde ha aparecido el cadáver.

Una relación tortuosa entre padre e hijo que acabó con un desgraciado final. Esa es la historia que se destapaba ayer en la localidad de Villanueva del Río y Minas después de que se localizase el cuerpo descuartizado de un joven de 26 años en la ribera del Huéznar. Poco después la Guardia Civil se llevaba detenido al padre del fallecido, J.R.B. y de 67 años, que habría cometido el crimen después de sufrir años de malos tratos, que le llevaron incluso a denunciar a su hijo al que un juez le impuso una orden de alejamiento de su padre. La localidad estaba ayer conmocionada por este suceso.

Una orden que ni el propio fallecido ni el denunciante cumplieron, ya que el detenido acogió en su casa hace unas semanas a su hijo después de que éste hubiera estado un tiempo fuera del municipio, al parecer en Cataluña. Padre e hijo vivían en el número 35 de la calle Juan Ramón Jiménez, donde ambos habían protagonizado varios episodios violentos que eran conocidos por todos los vecinos y por los vigilantes municipales que rondan las calles. El último, según fuentes de la Guardia Civil y del Ayuntamiento, ocurrió el 30 de mayo cuando la Policía se desplazó hasta el domicilio para notificarle al ahora fallecido un requerimiento de un juzgado de Barcelona. El joven fue detenido en ese momento por quebrantar de la orden de alejamiento, pero tras salir de los calabozos volvió con su padre.

De hecho, el padre venía sufriendo malos tratos por parte de la víctima desde hace varios años lo que le llevó a denunciarle. Un juzgado decidió entonces interponerle al joven una orden de alejamiento, que finalmente no ha servido para evitar una desgracia. Según explicó el alcalde de Villanueva, Francisco Barrera, la víctima sufría "problemas" mentales y que abusaría de las sustancias estupefacientes. Una situación que unida a las agresiones habría hecho que su padre estuviera ya "desesperado".

El hombre fue detenido por la Guardia Civil en su vivienda de la calle Juan Ramón Jiménez sin que en ningún momento opusiera resistencia. Horas antes había sido visto por algunos vecinos transportando el cuerpo de su hijo en una moto, ayudándose de unas cestas que colgaban a los lados, en las que metió el cuerpo oculto en bolsas. Aún así, algunos testigos vieron como de algunas de ellas sobresalía un pie. Y es que tras acabar con la vida de su hijo, el detenido supuestamente desmembró el cuerpo, separando la cabeza y las extremidades del tronco.

Lo que aún está por aclarar es en qué momento se produjo la muerte del joven, ya que los vecinos del hombre aseguran que desde hace días de la vivienda salía un fuerte hedor, del que incluso llegaron a alertar a las autoridades municipales. De hecho, aseguraron que las bolsas estuvieron algunos días en el patio de la casa, que era de donde provenía el mal olor.

en la ribera. El detenido decidió deshacerse del cuerpo ayer a primera hora de la mañana, momento en el que fue visto en la moto transportándolo. Luego dejó las bolsas en la ribera del río Huéznar, a dos metros de la orilla, tras lanzarlas desde un puente, mientras que en la vivienda también se localizó otra bolsa con el resto del cuerpo y en un solar cercano las vísceras. Fue un operario municipal, que estaba trabajando con una máquina en la zona más elevada a la orilla, el que vio las bolsas de las que se desprendía un fuerte olor. Al acercarse pudo comprobar que contenían restos humanos, por lo que alertó sobre las 8.40 horas al servicio de emergencias 112, que dio aviso a los sanitarios, Policía Local, Guardia Civil y Bomberos.

La Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil se hizo cargo de la investigación, recuperando el cuerpo con la ayuda de los buzos. Hasta el lugar también se desplazó la comisión judicial para proceder al levantamiento del cadáver. Los agentes identificaron el cadáver y comenzaron a recopilar información, gracias a numerosos testigos que identificaron al padre del fallecido cuando transportaba el cuerpo y que conocían la historia conflictiva de ambos. Ello permitió que poco después procedieran a la detención del padre por un delito de homicidio, al que trasladaron a las dependencias de la Guardia Civil para tomarle declaración, en el domicilio, que también fue registrado por los investigadores.

El hombre estuvo toda la mañana con los agentes encargados de la investigación, quienes continúan recopilando información para cerrar el atestado y poder remitirlo a la autoridad judicial. El detenido, tras declarar ante la Guardia Civil, pasará a disposición del juez, lo que probablemente se produzca hoy si no hay ninguna demora en la investigación. Los detalles de cómo se produjo la muerte y cuándo los desvelará la autopsia.

Un municipio conmocionado por el horror

Sin duda el tema que estaba ayer en boca de todos los vecinos era el tremendo crimen con el que despertó Villanueva del Río y Minas. Una localidad tranquila, en la que casi todos los vecinos se conocen, poco acostumbrada a sucesos de este tipo y que ayer era incapaz de dar crédito a lo que había ocurrido en el número 35 de la calle Juan Ramón Jiménez.

El alcalde del municipio, Francisco Barrera, calificó de "barbaridad" el crimen, en especial, por la "atrocidad" cometida por el padre tras darle muerte a su hijo, descuartizándolo. "Ha sido un crimen muy grave", dijo.

Barrera recordó que tanto el padre como el fallecido eran personas conocidas en el pueblo, "de toda la vida". "Todos conocíamos la relación de conflictividad que tenían". Ambos vivían juntos, aunque el hijo había estado fuera de la localidad durante un tiempo, hasta que retornó. El padre lejos de cumplir la orden que le había otorgado un juez le dejó entrar en su vivienda, porque "le daba pena que se quedara en la calle".

Sin embargo, las peleas eran constantes, por eso los vecinos del pueblo creen que el padre ya no podía más y en el transcurso de una discusión acabaría con la vida de su hijo, más aún si éste le intentó agredir.

El alcalde explicó que el detenido vivía sólo, porque según parece se había separado de su mujer hace varios años. "Debía estar desesperado para hacer algo así", aseguró el alcalde, para quien el detenido "debió perder la cabeza o sufrir algún tipo de trastorno mental para descuartizar el cuerpo". De hecho, tampoco parece muy coherente para el alcalde que tras desmembrar a su hijo y tener las bolsas varios días en su casa, decidiera finalmente deshacerse de él a plena luz del día y en su moto.

En este sentido, Barrera destacó la "enorme colaboración" de los vecinos con la Guardia Civil, ya que a los diez minutos de lanzar el cuerpo al río ya estaban los agentes allí, gracias al aviso de un operario municipal. Además, la declaración de los testigos que vieron al detenido transportando las bolsas fue "clave" para que los agentes procedieran a la detención y encontraran las otras bolsas.

 


  • 1