Local

Detenido tras robar en 37 viviendas con sus dueños dentro

Tras una "espectacular" persecución, la Policía Nacional ha detenido al presunto autor de 37 robos cometidos en viviendas del Centro. El ahora detenido, que ya se encuentra en prisión, actuaba siempre cuando sus moradores estaban durmiendo en el interior.

el 15 sep 2009 / 09:43 h.

TAGS:

Tras una "espectacular" persecución, la Policía Nacional ha detenido al presunto autor de 37 robos cometidos en viviendas del Centro. El ahora detenido, que ya se encuentra en prisión, actuaba siempre cuando sus moradores estaban durmiendo en el interior. Los robos comenzaron en junio y se han prolongado hasta principios de este mes. El individuo entraba en las viviendas aprovechando que sus dueños dormían con el balcón abierto para colarse.

De esta forma, supuestamente cometió hasta 37 robos, todos ellos en la zona Centro de Sevilla. Precisamente, la Policía Nacional localizó a Alberto P.S., de 37 años, encaramado en una fachada de un inmueble próximo a la calle Feria. Al ver a los agentes huyó, por lo que se inició una "intensa" y "espectacular" persecución que culminó con su detención, según informó ayer la Policía en un comunicado.

Además de estos robos, le constan ocho detenciones anteriores por delitos contra la salud pública, contra el patrimonio, por usurpación de estado civil y riña tumultuaria y hay que sumar las apropiaciones de dinero que ha realizado en diferentes entidades bancarias con las tarjetas de crédito que sustraía en las viviendas. De momento, el detenido se encuentra en prisión preventiva hasta la celebración del juicio tras pasar a disposición judicial.

'Modus operandi'. El detenido actuaba siempre de forma similar. De hecho, todos los robos los cometió en el segmento comprendido entre la calle San Luis y Alameda de Hércules, tratándose todas ellas de viviendas en calles pequeñas y poco transitadas. El escalo era el método empleado para acceder a las mismas, ayudándose de los elementos salientes de las fachadas para trepar hasta los balcones y ventanas abiertas.

Los robos fueron cometidos por la noche y, normalmente, en la franja horaria de la una y las seis de la madrugada, mientras los dueños de las viviendas se encontraban en su interior, salvo en una ocasión, en la que además accedió rompiendo un cristal del balcón.

En cuanto al botín, el detenido buscaba preferentemente dinero en efectivo y objetos de valor, pero de pequeño tamaño, con la intención de facilitar su transporte. Así se apropió de joyas, ordenadores portátiles, cámaras fotográficas, teléfonos móviles y las tarjetas bancarias, con las que posteriormente lograba extraer diversas cantidades de dinero.

  • 1