Local

Detenido un joven conductor tras irrumpir en la zona reservada para una película y fugarse a 140 km/h

el 21 feb 2013 / 14:26 h.

TAGS:

La Policía Local de Sevilla ha detenido a un joven conductor de 26 años de edad, identificado como M.C.C. y vecino de la localidad de Coria del Río, que se dio a la fuga con su vehículo a 140 kilómetros por hora después de irrumpir en una zona reservada en el barrio de Nervión para el rodaje de la película '*Quién mató a Bambi?'.

En este sentido, fuentes del Ayuntamiento de Sevilla han informado a Europa Press de que el suceso tuvo lugar sobre las 3,15 horas de este jueves, cuando el detenido rebasó un control policial ubicado en la confluencia de la avenida de la Cruz del Campo con Luis Montoto con motivo del rodaje de distintas escenas de la película.

A pesar de las advertencias de los agentes, que tuvieron que apartarse para no ser atropellados, el joven conductor tiró los conos y las señales luminosas habilitados en la zona por la Policía Local y se introdujo "a gran velocidad" en la zona reservada para el rodaje de la película, han señalado las fuentes consultadas.

Los agentes destinados en esta zona avisaron de lo ocurrido a los policías que cortaban la vía en la esquina de Luis de Montoto con Luis de Morales, advirtiéndoles de que el conductor se dirigía hacia allí "a gran velocidad", por lo que los policías procedieron a apartar a todas las personas que allí había a fin de evitar males mayores.

Tras ello, los agentes iniciaron la persecución del joven, que llegó a circular a 140 kilómetros por hora y que en su huida se saltó varios semáforos en rojo hasta llegar a la SE-30 en dirección hacia Coria, todo ello mientras realizaba maniobras "bruscas" de frenado y cambios de carril con el objetivo de "sacar" a los policías de la carretera.

Incluso, varios coches de particulares tuvieron que apartarse para evitar la colisión con el BMW del joven, quien al llegar a la A-8058 en dirección Gelves frenó "bruscamente", momento que aprovecharon los agentes para pararlo y detenerlo, no sin que antes el varón ofreciera una "fuerte" resistencia, por sendos presuntos delitos contra la seguridad vial y de atentado a agente de la autoridad.

Los agentes que lo detuvieron, como quiera que no se explicaban la posible causa de la huida del joven, realizaron una primera inspección ocular en el interior del vehículo, sin encontrar nada digno de interés para la instrucción del caso.

Posteriormente, ya por la mañana, se realizó una segunda inspección ocular que concluyó con el mismo resultado negativo, descartándose la presencia de droga o de cualquier otro elemento que hubiera llevado al joven a huir.

  • 1