sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

Detenido un joven de 23 años de Pilas por agredir y amenazar a sus padres y hermanos

Temían por su propia vida y la de sus hijos. La Guardia Civil ha detenido en Pilas a J.R.G., de 23 años, acusado de un delito de malos tratos continuados en el ámbito familiar tras agredir a sus padres, quienes aseguraron que por su agresividad han llegado a temer por sus vidas.

el 01 jul 2010 / 18:02 h.

TAGS:

Los hechos que han llevado a su arresto tuvieron lugar durante la feria pileña, que se desarrolló del 24 al 27 de junio. La actuación de los agentes de la Guardia Civil de Pilas, así como de la Policía Local de la localidad, comenzó cuando fueron alertados de que en el recinto ferial se estaba produciendo una violenta reyerta entre tres hombres.


Cuando llegaron al lugar, los guardias civiles comprobaron que un joven estaba peleando con un hombre maduro y con otro joven, padre y hermano del agresor, como reconocieron los agentes al ser vecinos del pueblo, y que la pelea seguía a pesar de la presencia de éstos, que tuvieron que intervenir para separarlos, según informó ayer en un comunicado la Guardia Civil.

Curiosamente, horas antes de producirse esta reyerta los agentes habían sido avisados de un altercado en el propio domicilio del joven, y que agredió poco después a otro viandante porque no quiso darle fuego cuando se lo pidió.

Como pudieron comprobar los agentes, de los tres implicados en la reyerta del recinto ferial, el identificado como J.R.G. se mostró "especialmente agresivo" y no dejó de insultar y de amenazar tanto a guardias civiles como a los policías locales, y también se golpeó contra el vallado de un colegio e incluso intentó agredir a personas que circulaban en ese momento por la calle, por lo que fue detenido.

Aunque fue puesto en libertad una vez que fueron instruidas las diligencias, no transcurrió mucho tiempo hasta que volvió a ser necesaria la intervención de la Guardia Civil por un nuevo incidente protagonizado ante la vivienda de sus padres, según el Instituto Armado.

Así, justo el día siguiente a su primera detención, el joven protagonizó un nuevo altercado tras romper la puerta de su domicilio y exigir a sus padres, en tono amenazante, dinero.
Los progenitores se negaron a dárselo porque tenían la seguridad de que lo quería para comprar droga, tras lo cual comenzó a amenazarlos y también a sus hermanos, a los que incluso intentó agredir. Al final no lo consiguió gracias a la rápida intervención de los agentes.

Los padres, ante la agresividad de su hijo y el temor a perder la vida junto al resto de sus hijos, pusieron una denuncia, al tiempo que solicitaron una orden de protección. La Guardia Civil, tras esta segunda detención de J.R.G., le ha imputado un delito de malos tratos continuados en el ámbito familiar.

  • 1