Local

Detenidos otros dos de los 9 presos integristas fugados de la cárcel marroquí

Los servicios de seguridad marroquíes han detenido a dos de los nueve presos integristas que se fugaron el pasado 7 de abril de la cárcel de Kenitra.

el 15 sep 2009 / 06:00 h.

TAGS:

Los servicios de seguridad marroquíes han detenido a dos de los nueve presos integristas que se fugaron el pasado 7 de abril de la cárcel de Kenitra, a unos 40 kilómetros al norte de Rabat.

La detención de los dos fugados, Hammou Hassani y Abdellah Boughmired, se produjo en la localidad de Skhinate, en las proximidades de Fez (norte de Marruecos), informó la agencia MAP.

Los dos detenidos habían sido condenados por homicidio a la pena capital y cadena perpetua, respectivamente, según dijeron las fuentes. El pasado 1 de mayo los servicios de seguridad lograron detener a Mohamed Chetbi, otro de los presos fugados, que estaba condenado a veinte años de prisión.

Los nueve reclusos habían sido condenados por los atentados cometidos el 16 de mayo de 2003 en Casablanca, en los que murieron 45 personas, y su fuga se produjo a través de un túnel excavado hasta la salida desde las dos celdas contiguas en las que estaban recluidos.

De los nueve, dos habían sido condenados a la pena capital, cuatro a cadena perpetua y tres a veinte años de prisión.

El 16 de mayo de 2003 cinco atentados suicidas simultáneos causaron la muerte de 45 personas, incluida la de doce terroristas. Las explosiones se produjeron en un hotel, dos restaurantes, la Alianza Israelí y un cementerio judío de Casablanca.

Cuatro de las víctimas eran españoles, que murieron en el atentado más sangriento, que tuvo lugar en el restaurante de la Casa de España de esa ciudad.

El pasado 6 de mayo las fuerzas de seguridad abortaron otro intento de evasión de otro grupo de presos islamistas de la misma prisión de Kenitra.

Una semana antes de este nuevo intento de fuga se supo que el rey Mohamed VI de Marruecos encargó a un nuevo delegado general de la Administración Penitenciaria y de la Reinserción, Hafid Benchamen, garantizar la seguridad y la disciplina en las cárceles marroquíes e impedir cualquier violación de la ley.

Con el nombramiento de Benchamen, estrecho colaborador del fallecido ex ministro de Interior durante el reinado de Hasán II, Dris Basri, se dieron por iniciadas una serie de reformas en el sistema penitenciario del país.

En la historia de ese centro penitenciario de Kenitra figuran varias tentativas de evasión fracasadas, debido a sus fuertes medidas de seguridad y a las dos murallas gigantescas que la rodean.

La última fuga en esa cárcel se produjo el año pasado por parte de Mohamed Uazani, alias "El Nene" y originario de Ceuta, condenado a ocho años de prisión por tráfico de drogas, y en esa operación ocho vigilantes fueron acusados de complicidad y condenados a penas entre dos y cuatro años de prisión.

La evasión más importante desde la cárcel de Kenitra se produjo en 1955 por parte de un grupo de resistentes marroquíes contra la colonización francesa y desde esa época ninguna otra fuga colectiva se había saldado con éxito.

  • 1