Local

Detenidos seis jóvenes por atracar a niños en zonas de marcha junto al río

Dijeron a la Policía que robaban porque necesitaban dinero para salir por las noches. Son chavales de clase media y actuaban en las mismas zonas a las que acudían a divertirse.

el 11 mar 2010 / 10:51 h.

TAGS:

Actuaban en grupo en las zonas cercanas al río en las que se reúnen y hacen botellona por las noches los adolescentes, como Marqués del Contadero, la Torre del Oro o la Puerta de Jerez. Se dirigían de forma amenazante y armados con navajas a chavales siempre menores que ellos, que les entregaban sin resistirse el dinero, la cartera, el móvil, las gafas de sol o lo que les pidieran. Aún así llegaron a agredir a alguno a patadas, más por diversión que porque se hubiera negado a darles su botín.

Actuaban con tanta prepotencia que llegaron a arrebatar el bolso a una chica mientras ésta llamaba a la Policía para denunciarlos, porque los había reconocido como los autores de un atraco a su hermano menor. Cuando fueron detenidos, la semana pasada, justificaron sus delitos alegando que necesitaban dinero para salir de marcha por las noches.

El grupo de investigación de la Comisaría de la Alameda ha arrestado a seis jóvenes, cuatro de ellos menores de edad y otros dos de 18 años, acusados de seis robos con violencia. Tres de ellos ya habían sido detenidos antes, a pesar de su juventud, y todos han sido puestos en libertad con cargos tras pasar por el juzgado, en el caso de los adultos, identificados como P.G.S. y D.G.B., ambos de 18 años. Los cuatro menores quedaron a cargo de la Fiscalía de Menores, que también los dejó libres con cargos.

No proceden de familias desestructuradas, poco integradas ni de un nivel económico muy bajo: son españoles y de clase media. Tampoco se acercaban a las orillas del río procedentes de otros barrios sólo para robar, sino que solían salir de noche por las mismas zonas que sus víctimas. Por eso, la Policía Nacional no descarta que se hayan producido más robos que no se hayan denunciado porque las víctimas temen volver a toparse con sus atacantes en los lugares a los que suelen ir a divertirse.

Los robos se produjeron durante los meses de enero y febrero, siempre de la misma forma: un miembro de la pandilla era el encargado de intimidar a las víctimas, "amenazándolos verbalmente o con algún tipo de arma blanca, mientras el resto de la banda se quedaba en las inmediaciones evitando que la víctima huyera del lugar", según explicó ayer la Policía a través de un comunicado. No conseguían demasiado dinero porque sus víctimas no solían llevar grandes cantidades encima, pero también se llevaban objetos personales como la cartera o los teléfonos móviles, que luego revendían a conocidos e incluso en tiendas de segunda mano.

De hecho, dos de los supuestos autores fueron detenidos cuando estaban en uno de estos establecimientos situado en la Ronda Histórica, tratando de vender lo que habían robado, donde casualmente los vio un testigo de uno de los robos. Cuando fueron detenidos aún tenían consigo objetos que fueron reconocidos posteriormente por sus legítimos propietarios. Además, varias de las víctimas reconocieron en fotografías a sus asaltantes.


  • 1