Local

Detienen a un presunto etarra por colocar dos bombas trampa a la Ertzaintza

El mismo día en que los vascos decidían sobre el futuro de Euskadi, un presunto miembro de ETA fue detenido en la localidad guipuzcoana de Billabona acusado de estar relacionado con la colocación de dos bombas trampa contra la Ertzaintza en Hernani.

el 15 sep 2009 / 23:23 h.

TAGS:

El mismo día en que los vascos decidían sobre el futuro de Euskadi, un presunto miembro de ETA fue detenido en la localidad guipuzcoana de Billabona acusado de estar relacionado con la colocación de dos bombas trampa contra la Ertzaintza en Hernani.

El presunto miembro de ETA es Manes Castro Zabaleta, de 24 años de edad, según información facilitada por el Movimiento pro Amnistía, y podría estar preparando un atentado inminente. La detención se precipitó al detectar la Policía vasca que el arrestado hacía movimientos sospechosos para la posible comisión de un atentado. De hecho, los agentes se incautaron en el arresto de materiales para la fabricación de explosivos.

Desde el atentado de Hernani hasta ayer, no se detectó ningún movimiento sospechoso, ninguna cita entre el ahora detenido y los miembros del comando con el que colaboraba. Nada raro. Pero el sábado por la noche, los agentes antiterroristas de la Ertzaitnza comprobaron cómo este presunto etarra abandonaba su casa a media tarde y se dirigía a un bloque de viviendas en Hernani. Tras estar varias horas en ese piso, Castro Zabaleta lo abandonó y tiró la basura. Los agentes estuvieron viendo el contenido de las bolsas y observaron envoltorios sospechosos que podrían formar parte de una partida de explosivos. Ante la sospecha de que el detenido estuviera colaborando en alguna acción inminente, le detuvieron.

La Ertzaintza tenía vigilado a este presunto etarra porque se le vincula con la colocación de dos bombas trampa dirigidas a atentar contra artificieros de la Ertzaintza el pasado 16 de enero en el repetidor del monte Santa Bárbara de Hernani. En aquella ocasión ETA intentó causar víctimas entre los ertzainas que acudieran a inspeccionar la zona de monte de Hernani, donde horas antes había explotado un artefacto colocado en un repetidor de televisión, en cuyas inmediaciones los terroristas escondieron entre la hierba dos explosivos compuestos por 8 y 10 kilos de amonitol y conectados a un cable de pita para que explotasen al paso de los agentes de la Policía autonómica.

La cautela de la Ertzaintza, que prefirió esperar a que hubiese luz para inspeccionar la zona, pudo evitar que los policías resultasen alcanzados por las bombas colocadas en el camino de acceso al repetidor.

Tras el arresto del supuesto etarra, la Ertzaintza registró ayer un piso de Hernani utilizado por el detenido en el que se encontró diverso material y elementos para la fabricación de artefactos explosivos como dos temporizadores marca ETA, restos de nitrometano y cordón detonante, componentes todos ellos utilizados habitualmente por la organización terrorista para preparar sus bombas. La investigación que ha llevado a la detención de Castro, que ha estado coordinada por la Audiencia Nacional, se inició a raíz de las evidencias recogidas por la Policía vasca en la zona del repetidor de Hernani donde ETA colocó las dos bombas.

El arrestado fue trasladado a dependencias de la Ertzaintza y será puesto a disposición judicial una vez terminen las diligencias policiales oportunas.

Sin antecedentes. Según explicaron fuentes de la investigación, Castro Zabaleta no tiene antecedentes penales aunque sí es un conocido de los investigadores antiterroristas por su vinculación con los movimientos de la izquierda abertzale. Está considerado un miembro legal, colaborador de comando.

  • 1