Local

Día de pleno, día de quejas

Paquito el Chocolatero le dio el relevo a los panfletos republicanos; los panfletos, a las cacerolas; las cacerolas, a las guadañas y el megáfono. No pudo ser más movida la mañana. Coincidiendo con el debate mensual de la ciudad, cuatro colectivos se dieron cita en el andén del Ayuntamiento para protestar. Foto: Javier Cuesta

el 15 sep 2009 / 06:40 h.

TAGS:

Paquito el Chocolatero le dio el relevo a los panfletos republicanos; los panfletos, a las cacerolas; las cacerolas, a las guadañas y el megáfono. No pudo ser más movida la mañana. Coincidiendo con el debate mensual de la ciudad, cuatro colectivos se dieron cita en el andén del Ayuntamiento para protestar, todos con el objetivo de arrancar compromisos al Gobierno.

Abrieron la mañana los músicos de la Banda Municipal, una treintena, que usaron los trombones y clarinetes para exigir la contratación urgente de 20 miembros más. El Consistorio se comprometió a contratarlos en septiembre pero aún no se ha hecho ni un contrato. "Hay quien lleva 10 años de interino, no se cubren las bajas y hemos perdido 15 miembros en una década", resumió Santiago de los Reyes, secretario de UGT en el Ayuntamiento.

Con los sones de El abanico aún sonando, vino el Partido Comunista a decir no a las 65 horas laborales a la semana aprobadas por la UE. "Es un retroceso en los derechos de los trabajadores" justificaba Juan de Dios Villanueva, su secretario provincial. A su lado arrancó la cacerolada de la plataforma La calle es de todos, que se opone a la ordenanza antivandalismo pues "veta la propagación de ideas en los espacios públicos; cede un alto grado de discrecionalidad a la Policía y criminaliza la pobreza", resumía su portavoz, Luis Miguel Lozano.

El pleno acabó y los trabajadores municipales (CCOO, UGT, CSI-CSIF, SPB, Sppme) seguían con el megáfono. En sus negociaciones con el Ayuntamiento han logrado reorganizar el servicio de mantenimiento y mejorar los medios de Parques y Jardines; se van a redactar las bases de las ofertas públicas de empleo, se va a negociar un nuevo convenio colectivo y se mejorará la cobertura de plazas pendientes. Sin embargo, hasta que no esas promesas "no se hagan realidad" seguirán batallando, como desde hace semanas. El personal de las bibliotecas y la Banda siguen aún sin soluciones.

  • 1