jueves, 13 diciembre 2018
11:52
, última actualización

Díaz acusa a Rajoy de pagar prebendas a Cataluña con fondos de Andalucía

La presidenta andaluza exige que las cuentas del Estado que se presentan hoy sean «justas» con los andaluces, igual que estos lo son con el resto

el 25 sep 2014 / 22:09 h.

susana-diazLa presidenta andaluza, Susana Díaz, convirtió la sesión de control a su Gobierno de ayer en un cara a cara con el presidente del Ejecutivo central, Mariano Rajoy. Un día antes de que el Consejo de Ministros presente las macrocifras para los Presupuestos Generales de 2015, Díaz esgrimió en el Parlamento uno de los discursos más duros y reivindicativos que se recuerdan. A modo de advertencia, la presidenta de la Junta exclamó: «Tengo muy claras mis líneas rojas y espero que el Gobierno del PP sea justo con Andalucía, como los nueve millones de andaluces han sido justos con el resto de España y han cumplido incluso con aquello que no compartían». Esas líneas rojas son la educación, la sanidad y las políticas sociales que en los últimos años de la crisis se han visto recortadas drásticamente por las políticas de consolidación fiscal, el límite impuesto del déficit público y el freno al endeudamiento de las administraciones públicas. El Gobierno andaluz nunca ha compartido que la única vía para salir a flote de la crisis sea el ahorro y el recorte de gasto público, pero en el último balance del Ministerio de Hacienda Andalucía cumplió con el déficit y se situó por debajo de la media en nivel de endeudamiento. Y pese a ello, dice Díaz, el último reparto de los fondos de convergencia –que buscan el equilibrio de financiación entre regiones ricas y pobres– ha «castigado» los intereses de Andalucía. La Junta ya venía rumiando una deuda del Estado con la región por varios conceptos presupuestarios que suman 8.000 millones de euros (déficit inversor, liquidación del sistema de financiación, fondo de compensación interterritorial...), pero el último reparto de los fondos de convergencia ha empujado a Díaz a tomárselo como una afrenta directa a la región que gobierna. «Con los fondos de Andalucía se quieren mantener las prebendas para otros territorios de España, eso ha pasado», denunció. En unas semanas, la presidenta andaluza ha pasado de buscar apoyos de otros barones regionales (también del PP) para convencer a Rajoy de que convoque una conferencia de presidentes y aborde la reforma del modelo de financiación autonómica, a exigir la convocatoria inmediata de la comisión bilateral Gobierno-Junta para que explique el «atropello» en el reparto de fondos para Andalucía. La razón, dice, es que los barones del PP que antes se quejaban como ella del modelo de financiación se han visto compensados con otras partidas y han abandonado sus demandas. Para articular la «batalla» contra Madrid, Díaz recuperó ayer el argumentario (y bastantes frases) del expresidente andaluz Manuel Chaves de los años 90, rescatando el discurso del desagravio de Madrid con Andalucía bajo el epígrafe de «una nueva deuda histórica». La primera, que tanto rédito electoral dio a Chaves, se basó en el déficit inversor del Estado con la comunidad andaluza en los 80. La segunda se ha concretado en el reparto «injusto» de los fondos de convergencia, que el ministro Cristóbal Montoro anunció antes del verano, y en los datos de liquidación del sistema de financiación en 2013, que supondrán un recorte de 426 millones para Andalucía, mientras Valencia, Cataluña o Baleares se beneficiarán de un saldo positivo de 588, 163 y 518 millones respectivamente. «El compromiso del Gobierno con Andalucía se verá en los Presupuestos Generales que se presentan mañana [por hoy]», avisó Díaz. La presidenta alzó el dedo índice para advertir a Rajoy de que no permitirá que «calme las ansias independentistas» de Cataluña con los fondos de los andaluces. El portavoz de IU, José Antonio Castro, habló en la misma línea, pero con más nivel de exigencia: «Hay que anunciar una batalla. La estrategia del Gobierno es aplastar los intereses de Andalucía, y por tanto no sólo habrá que confrontar. Habrá que plantearse la insumisión». El portavoz del PP-A, Carlos Rojas, defendió la inversión «millonaria» que Rajoy ha dejado en la comunidad, el acuerdo de pesca con Marruecos, la nueva Política Agraria Común, y aseguró que el Gobierno «ha sacado a Andalucía de la ciénaga donde la hundió el PSOE durante 30 años». «Eso no es deuda histórica, es andalucismo histórico», concluyó. La banca pública andaluza tendrá una partida «testimonial» en las cuentas de 2015 Los Presupuestos Autonómicos de 2015 incluirán una partida específica para iniciar la escritura del instituto de crédito andaluz, la llamada banca pública, pero será un fondo «testimonial» para costear «el procedimiento administrativo» de crear una nueva entidad, en ningún caso para la puesta en marcha de ésta, y aún menos para la apertura de la primera sucursal del nuevo instrumento financiero de la Junta, explicaron ayer fuentes de la Consejería de Hacienda. La banca pública, un compromiso del pacto de Gobierno PSOE-IU, estará presente en las cuentas andaluzas del año que viene, pero «difícilmente» estará en vigor en 2015, como auguró ayer el consejero de Turismo, Rafael Rodríguez. Este nuevo instrumento financiero está llamado a centralizar la gestión de todos los fondos reembolsables de la Junta (ahora diseminados en varias consejerías), unos 1.280 millones de euros que en las próximas cuentas andaluzas seguirán consignados en sus respectivos entes. No habrá una partida específica para la banca pública con todo el presupuesto que gestionará en el futuro para conceder créditos a pymes y autónomos andaluces que más dificultades tienen para acceder a la financiación de la banca privada. El coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, también ha anunciado que el instituto de crédito andaluz estará vigente en 2015. La Junta aspira a crear una banca pública con personalidad jurídica y ficha bancaria propia, lo que significa que deberá estar registrada y controlada por el Banco de España. El capital inicial con el que contará alcanzará los 1.500 millones de euros. En la primera fase se crearía un ente público de crédito como sociedad anónima, que pasaría a gestionar todos los fondos reembolsables del Gobierno andaluz, que ahora tramitan entes como Agencia IDEA o Invercaria para conceder créditos. En la segunda, dicha entidad solicitaría al Banco de España la ficha bancaria, necesaria para acceder a financiación alternativa y la captación de recursos externos, por ejemplo a través del ICO o del Banco Europeo de Inversiones, o incluso con la emisión de títulos.

  • 1