jueves, 13 diciembre 2018
06:51
, última actualización

Díaz aspira a gobernar en minoría sin dejar entrar a Podemos ni a IU

En una entrevista ha abogado por un PSOE "fuerte, sin líos", preocupado por los problemas sociales y unido en torno al secretario general.

el 11 ene 2015 / 00:48 h.

Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía. / Carlos Hernández Susana Díaz, presidenta de la Junta de Andalucía. / Carlos Hernández «Yo quiero gobernar en solitario, lo pretendo y creo que voy a hacerlo. Si no tengo mayoría absoluta, me exigirá tener más diálogo, encuentro y consenso con los otros grupos. Pero la política también es eso. Voy a gobernar en solitario, estoy convencida». La presidenta de la Junta y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, dejó claro el sábado noche, durante una entrevista en La Sexta, que no quiere más socios de gobierno después de las autonómicas, previstas para la primavera de 2016. Díaz está convencida de que ganará esos comicios, los primeros a los que se presenta, y admitió que su intención es gobernar «en solitario» aunque todas las encuestas publicadas hasta la fecha vaticinen que no habrá mayorías absolutas y que el futuro gobierno dependerá de pactos o acuerdos postelectorales entre dos o tres fuerzas. Los sondeos proyectan un Parlamento más fragmentado por la izquierda debido a la irrupción de Podemos, que amenaza tanto el nicho de votos del PSOE como el de IU. Díaz, en horario de máxima audiencia, hizo gala de seguridad en sí misma, una cualidad que incluso sus detractores le reconocen, y que le ha servido para sacar a los socialistas de la depresión en el que estaban sumidos desde el vatacazo electoral de 2011. Con esa autoconfianza, se permitió criticar el «nerviosismo» con el que sus socios en el Gobierno (IU) han reaccionado a la llegada de Podemos. La presidenta explicó que el PSOE-A mantiene una «buena relación» con la coalición de izquierdas, pero admitió que ha notado «un antes y un después» desde la «prenominación» del aspirante a líder de coordinador federal de IU, Alberto Garzón. Garzón tiene una afinidad estratégica y política total con Antonio Maíllo, líder andaluz de la coalición, con quien Díaz apenas se habla. La presidenta andaluza confesó que hay cosas en Garzón y su equipo que «no entiende», como que estén «más preocupados por converger con Podemos que por poner en valor un Gobierno de izquierdas en Andalucía». Díaz también se refirió a la crisis que ha provocado el anuncio del viaje a los campamentos de refugiados saharahuis de Tinduf (Argelia) del vicepresidente Diego Valderas (IU), que «prohibió», dijo, para evitar «un conflicto internacional» con Marruecos, y poner en riesgo la seguridad nacional. Díaz volvió a negar un adelanto electoral «si hay lealtad» de sus socios, pero advirtió: «No permitiré un referéndum para que los militantes de IU decidan sobre el Gobierno, decidirán los andaluces».

  • 1