miércoles, 20 febrero 2019
11:41
, última actualización
Local

Díaz del Río acusa a Urbanismo y Sacyr del fiasco de las ‘setas’

El decano de los arquitectos ve el fallo en la gestión del concurso.

el 24 jul 2010 / 07:00 h.

TAGS:

Como no podía ser de otra forma, el decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Sevilla (COAS), Ángel Díaz del Río, exoneró ayer al arquitecto del Metropol Parasol, el alemán Jürgen Mayer, de toda responsabilidad en el sobrecoste y el retraso de las obras de la plaza de la Encarnación. El decano responsabilizó de los problemas de los parasoles a la constructora, Sacyr, y al Ayuntamiento de Sevilla. En su opinión, la carencia de garantías del proyecto se debe a fallos en la gestión del concurso de ideas.

El COAS, que visó el proyecto, se pronunció de este modo sobre la actual situación del proyecto de la Encarnación, cuyas obras seguirán adelante tras aprobación plenaria del último modificado presupuestario el pasado miércoles y pese a un informe contrario del Consejo Consultivo de Andalucía. Según su versión, la actual carencia de garantías en esta intervención viene motivada por los fallos en la gestión del concurso de ideas.

El decano señaló a Europa Press que la gestión del concurso de ideas fue "inadecuada" por parte de los responsables de la obra, toda vez que el procedimiento del jurado, "de prestigio internacional", fue para los arquitectos "impecable", con un fallo "inapelable" referido a "un buen proyecto en cuanto a ideas".

El concurso de ideas se realizó "con la aprobación de todos", y hasta ahora, seis años después, "nadie había puesto objeciones", recordó el representante de los arquitectos sobre un procedimiento en el que el jurado eligió el proyecto de Jürgen Meyer, encargándole el Ayuntamiento de Sevilla al ganador el proyecto básico el 10 de marzo de 2004.

En opinión de Díaz del Río, el problema se convocó el concurso de ideas para adjudicar el proyecto en verano de 2005 a Sacyr, que el 14 de diciembre de ese año suscribió el contrato con el proyecto básico, y no con el de ejecución. Y es que, según el COAS, el proyecto básico contiene los elementos generales de la propuesta, pero para aquilatar con precisión los costes y demás circunstancias de la construcción "lo correcto y lo habitual es desarrollarlo mediante uno de ejecución, que en este caso fue terminado tres meses más tarde, en febrero de 2006, siendo ya responsabilidad de la constructora".

Es decir, que el Ayuntamiento de Sevilla debió contratar a la empresa con el proyecto de ejecución en la mano, y no dejar que ésta fuera la que lo redactase.

El otro punto de choque con la visión del COAS se encuentra, según su decano, en la modalidad de concurso de proyecto y obra con que se acometió la idea, y en el que el profesional "queda a las órdenes de la constructora y pierde independencia". Recordó, al respecto, que en el procedimiento de Metropol Parasol "sólo hay dos partes, la constructora y la promotora", cuando lo normal en estos casos es que se incluya también como parte al arquitecto y al aparejador.

"No tiene sentido ahora que la constructora pueda no asumir fallos", aseguró Díaz del Río, que recordó que esta modalidad de concurso sólo debe darse, como "excepcionalidad", en casos de urgencia importante -"como catástrofes humanitarias, pero no porque se te vayan los plazos"- o en construcciones civiles de complejidad singular.

"En la edificación y construcción todo es posible y todo está inventado, no existe la inviabilidad técnica pero sí la económica", aseveró, añadiendo que "no tiene sentido que con un proyecto de ejecución firmado en febrero de 2006 ahora se diga que empiezan a existir problemas técnicos inviables". Para apostillar: "No es un proyecto irrealizable, pero sí es muy caro".

dudas de iu. Por su parte, el primer teniente de alcalde y portavoz municipal de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, incidió en el "profundo escepticismo" de su partido en el sentido de que estas obras estén terminadas "antes del 31 de diciembre", el último plazo anunciado. "No nos agradaría ni nos alegraría llevar razón; de hecho, nos gustaría estar profundamente equivocados", incidió el primer teniente de alcalde, que destacó: "No somos como la derecha, que cuanto peor, mejor". También recalcó que desde su partido les alegrará "no tener que hacer ninguna inversión más" y recalcó que votarán en contra de otro modificado presupuestario.

  • 1