Economía

Díaz Ferrán dice que no hubiera volado con Air Comet pero siguió vendiendo billetes

El presidente de la CEOE se sacude las culpas, defiende su gestión y sentencia que "no me voy a ir" de la CEOE mientras los empresarios lo respalden

el 23 dic 2009 / 21:59 h.

Una pequeña espera en el aeropuerto con la familia.

El presidente de la aerolínea quebrada, Gerardo Díaz Ferrán, quiso ayer dar la cara -"porque jamás me escondo de los problemas", dijo- para explicar cómo se ha llegado a una situación en la que más de 7.000 personas se han quedado con billete comprado en Air Comet y sin poder volar sólo en esta semana, y justo el día en que presentó la solicitud de concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos).

Díaz Ferrán -que se mantiene aferrado a su puesto de presidente de la patronal CEOE ante el respaldo unánime de su directiva- culpó del cierre de la aerolínea a la crisis económica, a la falta de créditos para la compañía y a la decisión "desproporcionada" del juez británico que prohibió la actividad de los aviones hasta que abone una deuda de 17,6 millones al banco alemán Nord Bank, pero defendió su gestión al frente.

Así, reveló que no fue posible encontrar financiación tanto de un comprador privado, que, precisó, iba a inyectar 90 millones de euros antes de la sentencia del juez británico, como de las propias empresas del grupo Marsans, que ya habían aportado 143 millones de euros.

"En cuarenta años como empresario es la primera vez que me enfrento a un concurso de acreedores y a una situación tan dramática", dijo Díaz Ferrán, quien sigue de presidente pero hay un nuevo propietario, "porque jamás me escondo de los problemas".

Sin crédito. Díaz Ferrán insistió en que "ya no había euros" para seguir invirtiendo desde otras empresas de la compañía, que pusieron dinero "por encima de sus posibilidades hasta el punto de que se ponía en peligro los puestos de trabajo de los 17.000 empleados del grupo Marsans".

Indicó que la compañía trató de retrasar hasta después de Reyes la aplicación de la sentencia, que llegó "tan sólo cinco días después de la demanda" y que implicaba la paralización de las ventas de billetes desde el viernes y la inmovilización de los aviones a partir del lunes, para lo que Air Comet intentó negociar con el alemán Nord Bank un aplazamiento de la deuda sobre su flota. "No se nos ponía ni al teléfono".

Díaz Ferrán aseguró que durante los dos últimos años, ante la "virulencia de la crisis, el descenso del tráfico aéreo, los bajos precios y la falta de ingresos permanente que venía sufriendo la aerolínea para su explotación", buscó "todo tipo de financiación" a través de créditos del ICO, acudiendo a entidades "sin encontrar ni un solo crédito ni apoyo" y que sólo disponía de 2 o 3 millones de préstamos anteriores.

No obstante, aseguró que no tiene "ninguna queja hacia el Gobierno", ya que al no encontrar financiación de ninguna entidad no puedo acogerse a la línea ICO habilitada para aerolíneas.

No sabe. Díaz Ferrán no precisó cuántos billetes se han vendido, pero sí que algunos viajeros que realizaron compra anticipada dieron ya de baja su pasaje. "Yo mismo viéndolo desde fuera ante esta situación tampoco volaría con Air Comet", admitió. Pero se siguieron vendiendo billetes y reconoció no saber cuántos y que no va a poder cumplir con el compromiso adquirido con los pasajeros. Ante estas palabras, el comité de empresa de la aerolínea sólo pudo decir que eran "surrealistas".

Erario público. Fomento prevé gastar 6,3 millones para afrontar los problemas causados a quienes han quedado en tierra, una cantidad que reclamará posteriormente a la aerolínea. Es el primer gasto que va a tener que asumir el erario público, al que se suma los salarios de los 666 empleados que no cobran desde hace meses y las deudas a la Seguridad Social.

  • 1