lunes, 22 abril 2019
13:54
, última actualización
Local

Díaz se apea de las primarias del PSOE antes de que arranque el desfile de aspirantes

La presidenta andaluza confirma que su puesto está en la Junta y avisa de que el proceso “no es la panacea”. El PSOE-A descarta “por el momento” postular a un candidato andaluz a la designación para las generales.

el 18 ene 2014 / 23:42 h.

TAGS:

D. Cela / Agencias Las primarias para designar al candidato del PSOE a las generales serán dentro de diez meses –finales de noviembre– y la persona con más peso orgánico y poder institucional del partido no concurrirá al proceso. Susana Díaz confirmó ayer ante una nube de periodistas que su compromiso está ligado a Andalucía. La presidenta de la Junta se ha apeado de las primarias socialistas antes de que arranque el desfile de aspirantes, que la dirección federal de Alfredo Pérez Rubalcaba espera contener hasta después de las europeas de finales de mayo. Durante el Comité Federal, Díaz se dirigió a sus compañeros “en sintonía con Rubalcaba”, y les pidió “tomarse las europeas como unas municipales” y olvidarse por ahora de las primarias. El punto más discordante con la dirección federal del partido fue cuando la presidenta andaluza vaticinó que 2014 será un año importante para los ciudadanos y reclamó al PSOE que no niegue la recuperación económica si ésta se produce, y que “baje el diapasón de la confrontación con el PP”. COMITÉ FEDERAL DEL PSOEDe los nombres que suenan para participar en las primarias –Eduardo Madina, Patxi López, Carme Chacón o Emiliano García-Page–, sólo Susana Díaz ha respondido sobre sus aspiraciones, descartándose. El PSOE-A cree que un socialista andaluz podría dar el paso adelante, “pero ahora mismo la dirección regional no va a promover a ningún candidato”. De los 39 miembros del Comité Federal, Díaz fue la primera en hablar, y enseguida quiso aclarar que las primarias “no son la panacea, pero sirven para dar confianza en la gente”, y que el proceso de designación interna “será importante si logra sumar y crear ilusión, por eso no deben ir contra nadie”, informa Europa Press. Antes de que comenzase el acto, la secretaria general del PSOE-A había restado importancia a la fecha de las primarias. “Lo importante es que el PSOE esté con fuerza y le ponga rostro a un país que necesita consenso y un liderazgo que no tiene el presidente del Gobierno”, dijo. El apoyo de Díaz ha sido determinante para que Rubalcaba marque sus tiempos y evite precipitar las primarias antes del verano, como pedían los barones de Madrid y Castilla-La Mancha. Esta semana, el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, ya adelantó que su propuesta al federal pasaba por situar las primarias a las autonómicas y municipales en septiembre y a las generales en noviembre, como finalmente ha sido. “El calendario aprobado es el que propuso la secretaria general del PSOE-A”, aseguran fuentes de la dirección regional. El nuevo reglamento también permite que, de forma excepcional, una federación cambie la fecha de las primarias en su comunidad “por estrategia electoral” (por ejemplo adelantar la designación de candidatos a las capitales a las municipales de 2015). Los andaluces no descartan esta posibilidad, pero antes lo someterán a debate en los órganos de dirección. Las reglas // Díaz abandonó la sede, en Ferraz, cuando aún no había intervenido la exministra Carme Chacón. La política catalana cuestionó la celeridad con la que se ha pactado el reglamento, y cuestionó la fórmula elegida porque, a su entender, “reducirá la participación de simpatizantes”. El PSOE celebra primarias para elegir a sus candidatos en capitales y municipios de más de 50.000 habitantes desde el año 2000, la novedad es que ahora el proceso se abrirá a la participación de los ciudadanos, aunque no militen en el partido. El nuevo reglamento establece dos vueltas: primero la recogida de avales de los aspirantes, en el que sólo participan los militantes. El número de avales necesarios para ser candidato se reduce del 10 al 5%, y también se fija un tope máximo para evitar que un mismo aspirante acapare más apoyos de los precisos, dejando a otros sin opciones. En la segunda vuelta, una vez se sepa el nombre de los candidatos que pasan la terna, pueden participar los simpatizantes. Tendrán un mes para inscribirse y deberán acudir previsiblemente a la agrupación socialista de su barrio o municipio, dar el DNI, pagar una cuota simbólica de dos euros y firmar un texto de apoyo a los principios socialdemócratas, autorizando que sus datos se incluyan en un registro de simpatizantes. El partido les proporcionará un certificado censal. Éste es el procedimiento que ayer criticó Chacón, que pedía “no cerrar el censo” para garantizar la mayor participación posible, como ocurre en Francia o Italia. El éxito o fracaso de las primarias socialistas se medirá en función del grado de participación, y éste se puede medir comparando el número de simpatizantes inscritos con el número de votantes del PSOE en las últimas elecciones o el número de militantes. Chacón cifra el éxito de participación en casi un tercio de votantes socialistas. El PSOE-A espera que “al menos se duplique” el número de militantes –50.000 en Andalucía– pero advierte de que “sería arriesgado hacer una previsión sin saber aún el grado de movilización de las primarias”. Los socialistas andaluces rechazan un censo abierto porque “el partido no tiene estructura para saber si alguien ha votado dos veces y no cuenta con un censo oficial como en Francia”. En las primarias también podrán votar los jóvenes mayores de 16 años –hasta ahora sólo podían hacerlo los mayores de 18–. Desde Andalucía coinciden con Rubalcaba en que este proceso de designación de candidatos “va a cambiar la política” en España.

  • 1