viernes, 14 diciembre 2018
05:59
, última actualización

Díaz sostiene que la estabilidad del pacto con IU descarta el adelanto electoral

La presidenta de la Junta evita aclarar si rivalizará con Pedro Sánchez en las primarias del PSOE a la presidencia del Gobierno, y esquiva el debate de los “líos internos” del partido.

el 16 dic 2014 / 14:49 h.

susana-diaz¿Existe relación entre un hipotético adelanto de las elecciones autonómicas y las primarias del PSOE para elegir al candidato a las generales? Susana Díaz cree que no, al menos esta mañana ha tratado de zanjar varias veces la insistencia de los periodistas al preguntarle por sus dudas respecto al liderazgo del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y por sus aspiraciones hacia la política nacional. Los medios de comunicación le han planteado tres escenarios, en apariencia, indisociables: primero, el riesgo de fractura en el pacto de Gobierno PSOE-IU, dado que este fin de semana los comunistas someterán esa alianza al examen de las bases (no es descartable un referéndum sobre la continuidad del pacto); segundo, si descarta de plano batirse con Pedro Sánchez en las primarias socialistas del próximo mes de julio para la candidatura a la presidencia del Gobierno central; y tercero, como consecuencia de las dos anteriores: ¿agotará la legislatura hasta 2016 o habrá adelanto electoral? Díaz ha respondido de dos formas, disociando las cuestiones internas de partido de la estabilidad de su Gobierno. Es decir, que la presidenta andaluza no encuentra razones políticas dentro de su Ejecutivo como para disolver el Parlamento y precipitar las elecciones, porque el pacto con IU es sólido, como demuestra que la próxima semana se aprobarán los Presupuestos autonómicos para 2015. Hay estabilidad porque se van a aprobar unos presupuestos la semana que viene. Y ese es el mayor síntoma de estabilidad de un gobierno, y el balance que yo hago del pacto con IU es ese: estabilidad en el gobierno y en el principal instrumento para actuar que es el presupuesto. No voy a valorar los debates internos de otras formaciones políticas, un documento que forma parte de una formación distinta. “Mientras tenga estabilidad, no tengo razones para adelantar las elecciones. En este momento hay presupuesto, por lo tanto la estabilidad es evidente”, ha dicho Díaz. La presidenta se ha aferrado al pacto con sus socios como nunca antes, es más, tampoco se ha mostrado preocupada por la posibilidad de que IU reclame una comisión de investigación por el fraude de las ayudas a los cursos de formación a parados. “A mí nadie me ha trasladado ninguna duda al respecto en el Consejo de Gobiernos”, subraya. La otra posibilidad de adelanto electoral en Andalucía vendría determinada por el hipotético salto de Susana Díaz a la política nacional, para lo cual, tendrían que sucederse tres circunstancias consecutivas en el muy apretado calendario electoral del año que viene: que las municipales de mayo sean más favorables al PSOE andaluz que al PSOE en el resto de España (Díaz no ha dado su apoyo a Sánchez como candidato a las generales y no lo hará hasta ver los resultados de las municipales); que Díaz decida presentarse a las primarias del PSOE para concurrir a las generales de finales de 2015, para lo cual antes debe convocar las autonómicas y ganarlas. Todo este complejo escenario ha pasado de largo en la comparecencia de la presidenta de la Junta, que ha optado por eludir cualquier tipo de debate: “El secretario general del partido [Pedro Sánchez] tiene todo el apoyo, como siempre, de los socialistas andaluces. Nos preocupan dos cosas: la estabilidad del Gobierno de Andalucía del que formamos parte con IU y la estabilidad del conjunto del PSOE de España porque tiene a 8.000 personas que se presentarán a las municipales. Y estos necesitan unidad, fortaleza y estabilidad por parte del partido”, ha explicado, como única referencia a Sánchez. Pese a la insistencia de los periodistas, Díaz fue rotunda: “No voy a hablar del partido, no voy a colaborar con que el mensaje que traslademos los socialistas sea de líos internos. Mi prioridad son los andaluces. La gente lo está pasando muy mal”, ha dicho.

  • 1