sábado, 19 enero 2019
04:38
, última actualización

Díaz: "Ya no basta con pedir perdón por la corrupción, la gente necesita hechos"

La presidenta andaluza presentará al Gobierno central y a la Comisión Europea un plan de “gran inversión” para las zonas del sur de Europa más afectadas por el paro. (VÍDEO)

el 29 oct 2014 / 09:47 h.

Un día después de que su Gobierno aprobara el proyecto de ley de presupuestos andaluces para 2015, inspirados en la idea de que estamos en el inicio de la recuperación económica, la presidenta de la Junta, Susana Díaz, ha admitido en Madrid que el eco de la recuperación aún no ha llegado al oído de las familias. “La recuperación es frágil y débil. Pese a la propaganda, la gente en la calle no se cree que vayamos bien, y si miramos las bolsas, tampoco lo creen los mercados”, ha dicho.

Díaz ha pronunciado esta mañana una conferencia en un hotel madrileño donde ha empezado a hablar de corrupción y de la falta de contundencia de los políticos respecto a un problema que afecta a todos los partidos y gobiernos, incluido al suyo, cercado desde hace años por el fraude millonario en los expedientes de regulación de empleo pagados por la Junta (caso ERE) y ahora por las irregularidades detectadas en los cursos de formación para parados subvencionados. “Le seré sincera. Creo que la gente ya no cree en la palabra de los políticos. La palabra de los políticos tiene muy poco valor para los ciudadanos”. La presidenta andaluza ha calificado de “lamentable la falta de reacción de los políticos ante la corrupción”. “Ya no basta con pedir perdón por la corrupción”, asegura Díaz, un día después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pidiera perdón a los españoles en el Senado tras la operación policial contra la corrupción en la que fueron detenidos miembros y exmiembros destacados del PP, entre ellos el exnúmero dos de Esperanza Aguirre, Francisco Granados.

susana-diaz-epLa líder andaluza se ha mostrado dispuesta a combatir la corrupción “caiga quien caiga”, y ha criticado que “cargamos contra el adversario político cuando les afecta a ellos, pero metemos la cabeza bajo el ala cuando nos afecta a nosotros”. “Si sólo nos mostramos escandalizados cuando la corrupción afecta al adversario no vamos a recuperar la confianza de los ciudadanos”, ha dicho. Podemos y el PSOE. La también secretaria general del PSOE-A ha defendido que su partido “está haciendo los deberes después del severo varapalo de las elecciones europeas”, en las que los socialistas perdieron medio millón de votos. Díaz sostiene que el PSOE “tiene la obligación urgente de ser la alternativa de izquierdas” y ha remarcado que es el único partido con una solución “cabal” para abordar la crisis política, económica y territorial del país, y enseguida ha puesto el acento en cuestionar los valores que pregonan otras fuerzas políticas en alza, como Podemos, el partido de Pablo Iglesias, que según las encuestas le está arrebatando el espacio electoral a socialistas y comunistas. “España no necesita un catálogo de problemas en el que todo el mundo se identifica. Necesita soluciones y Podemos no sé si las tiene. No sé si no las dicen porque no las tienen, lo que sería preocupante, o porque no las quieren decir, lo que sería aún más inquietante”. Díaz admite que se siente “muy lejos de Podemos”, y ha afeado a la formación de Iglesias que no “se acostumbre a oír críticas”. “Me recuerda a otra época”, advierte. Sobre el secretario general de su partido, Pedro Sánchez, la presidenta andaluza ha aclarado que sólo lleva tres meses, y que cuenta con su apoyo. “Ni lo tutelaba antes ni me he distanciado ahora”, ha explicado, negando que haya “frialdad” con el líder socialista. Ayuda europea. Susana Díaz ha viajado a Madrid para dar una conferencia esta mañana en la que, desde su condición de presidenta de Andalucía, ha vuelto a proyectar un discurso de ámbito nacional e internacional. Díaz ha anunciado que se dirigirá al Gobierno de España y a las instituciones europeas para reclamar una mayor inversión para las regiones del sur de Europa, tan alejadas en renta per capita y en índices de pobreza y paro de las regiones del norte. “Nos enfrentamos a la posibilidad real de que Europa entre en una tercera recesión que tendría consecuencias nefastas”, ha dicho, para acto seguido exigir a la Comisión Europea que aborde ese desequilibrio entre zona norte y sur de Europa del mismo modo en que se abordó la reunificación alemana a principios de los noventa. “Para Europa fue importante que la reunificación alemana fuera satisfactoria, y para Europa es importante la reunificación social entre regiones del norte y del sur”, ha dicho Díaz. Su propuesta, que hará llegar a Rajoy y remitirá a Bruselas, es que la Comisión Europea asuma la necesidad urgente de hacer una “gran inversión pública en las regiones del sur”. “Vamos a presentar un plan y lo vamos a pelear en España y en Europa”, ha dicho, tras recordar que Andalucía tiene más población que 13 de los 28 países de la Unión, y un PIB superior a algunos de esos países, entre ellos, Irlanda. “Ese esfuerzo inversor es imprescindible”, concluye. Pacto constitucional. En clave nacional, la presidenta andaluza ha cargado contra el Gobierno de Mariano Rajoy, ha quien ha criticado la pasividad ante la crisis institucional y territorial que vive el país. Díaz ha situado en el centro del debate político la necesidad de abordar el pacto constitucional, y ha afeado al presidente que se resista a reformar el “caduco” modelo de financiación autonómica, a la vez que “vulnera” el reparto de competencias entre Estado y comunidades. “Es necesario el cese inmediato de la sistemática vulneración de las competencias autonómicas por parte del Gobierno”, ha exclamado. La presidenta andaluza se ha quejado de que haya regiones “que tienen extravagancias como cuantificar la memoria histórica, y otras no tenemos ni para pagar las farmacias”. “Que se aclare las competencias de las comunidades, esta renovación es urgente y no puede esperar al pacto constitucional, pero al final ésa es la única salida a la crisis del modelo territorial. De esta situación no vamos a salir sin movernos. Es tiempo de liderazgo y devolver la política a los ciudadanos. No hay soluciones milagrosas”, advierte.

  • 1