jueves, 13 diciembre 2018
03:51
, última actualización

Diez mujeres murieron asesinadas por sus parejas en Andalucía en 2014

Las diez víctimas confirmadas suponen la misma cifra que las inicialmente confirmadas en el año anterior.

el 31 dic 2014 / 13:36 h.

Concentración a las  puertas de la Subdelegación del Gobierno en AlicanteUn total de diez mujeres murieron en Andalucía a lo largo del año pasado al ser asesinadas por sus parejas o exparejas, según los datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad recopilados por Europa Press, que apuntan a que otro caso aún está siendo investigado. Las diez víctimas confirmadas suponen la misma cifra que las inicialmente confirmadas en el año anterior --aunque después, el hallazgo en enero en Níjar del cuerpo de una mujer que murió en 2013 elevó a once el balance de ese año--y el 19,6 por ciento de las 51 mujeres que se ha confirmado que perdieron la vida por esta lacra en todo el país en este año 2014, en el que se cumple el décimo aniversario de la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género. El primer caso acaecido este año fue en Pozoblanco (Córdoba), donde un hombre supuestamente causó la muerte de su compañera sentimental y después se autolesionó con un arma blanca, con resultado de muerte, tras confesar los hechos a una hermana de la víctima. La mujer, de 46 años de edad, resultó apuñalada por un hombre de 37 años con el que convivía desde hacía ocho, tras separarse de una relación anterior. La agresión se produjo en el domicilio que compartían y no costaban denuncias previas por parte de la víctima respecto al agresor. A los pocos días también se confirmó como violencia de género el de una joven de 27 años de nacionalidad marroquí y cuyo cadáver fue encontrado en enero en el paraje El Polver de Níjar (Almería). Había fallecido a finales de septiembre a manos de la persona que convivía con ella en la misma vivienda pese a que estaban separados desde un mes antes y, en virtud de la fecha de su muerte, fue añadido a los casos de 2013. En marzo, otra mujer, de 47 años, fue asesinada supuestamente por su expareja, en el municipio malagueño de Torremolinos. No había interpuesto ninguna denuncia contra él y éste no tenía antecedentes por violencia de género; mientras que en abril una mujer murió en Jerez de la Frontera (Cádiz) presuntamente por su cónyuge; y en mayo murió una joven de 32 años en Almería capital por las heridas de arma blanca provocadas supuestamente por su pareja, con el que tenía dos hijos, de ocho y diez años de edad. A primeros de junio falleció una mujer de 60 años que el 20 de mayo había sido golpeada en Motril (Granada) con un martillo en la cabeza presuntamente por su expareja, con quien llevaba doce años casada aunque estaban en proceso de separación pese a que seguían viviendo juntos. Un día después de la agresión se iba a celebrar un juicio para alcanzar un acuerdo de divorcio. VERANO NEGRO El verano fue, sin duda, la época con un balance más trágico en la región, con cinco muertes desde finales de julio hasta septiembre. El primero de estos fallecimientos fue el de una joven de 24 años en Málaga capital, asesinada por su pareja, con la que tenía una hija de cuatro años, y que había sido atendida por el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en dos ocasiones: la primera de ellas en 2009, tras presentar una denuncia contra el hombre por malos tratos, y la última, apenas unos días antes, después de activar el Hospital Regional el correspondiente protocolo por violencia de género. Pocos días después, otra mujer, de 41 años, murió en Berja (Almería) y se convirtió en la séptima victima mortal en Andalucía en lo que iba de año. La negra estadística siguió creciendo y en agosto, en Torrox, Málaga, fue asesinada la directora del Museo Cueva de Nerja, que tenía 37 años y que no había presentado ninguna denuncia por violencia de género. Ya en septiembre, fueron asesinadas una mujer en Cúllar Baza (Granada) y otra vecina de Guillena (Sevilla), cuyo cuerpo sin vida fue hallado en un coto de caza en Coria del Río. Fueron las últimas en sumarse a una dramática relación de mujeres presuntamente asesinadas por sus parejas o exparejas y que supera el medio centenar en todo el país CASOS EN INVESTIGACIÓN Este negro balance apunta a que la cifra de asesinadas podría elevarse a 56 al haber en el conjunto del país un total de cinco casos en investigación. Uno de ellos es el acaecido en San Roque (Cádiz), donde una mujer, de 51 años y nacionalidad belga, y su hija de ocho años fueron localizadas muertas en su casa y la pareja de la mujer, detenida. De confirmarse los 56 casos en este 2014 se rompería la tendencia a la baja que habían dejado los dos años precedentes, con 52 y 54 víctimas, el menor número de la última década. Se repetiría así el balance negro de 2009, cuando el año terminó con exactamente la misma cifra. No obstante, se sitúa por debajo de los años más duros de la serie estadística que comenzó a elaborarse en 2003. Fueron 2008 y 2010, con 76 y 73 mujeres asesinadas por los hombres con los que mantenían o habían mantenido una relación de pareja. Con este horizonte temporal como referencia y sin contar los casos aún en investigación, habrían muerto en España 763 mujeres a manos de otros tantos hombres desde el 1 de enero de 2003, el año que de cara a la elaboración de la Ley Integral comenzaron a recogerse oficialmente este tipo de datos. Desde 2012 se recogen además los menores de edad que se quedan sin madre en cada uno de estos asesinatos. Sólo este año han sido 40 los niños huérfanos. También se están procesando en la Delegación del Gobierno los niños que son asesinados como parte de la tortura de la mujer por el hombre que la maltrataba. Cinco sólo en 2014. MAS DE UN TERCIO CON DENUNCIA Conforme los datos oficiales, de las 51 víctimas mortales confirmadas a finales de diciembre en todo el país, algo más de un tercio (31,4 por ciento) habían denunciado previamente a quien fue su asesino por delitos de violencia de género. Este asunto ha suscitado mucha polémica en la recta final del año, ya que se trata de la proporción más alta de la serie estadística: hasta ahora, el peso sobre el total de las fallecidas que habían pedido ayuda solían rondar el 20 por ciento. Un informe del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género adscrito al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) arrojó más información sobre este asunto. Analizó 14 casos de mujeres muertas con denuncia previa y detectó que la mayoría, habían sido diagnosticadas por las fuerzas policiales como en riesgo bajo o no apreciado.

  • 1