Deportes

Dilema con Satoransky en el Caja: última oportunidad para obtener dinero con su venta

Las dificultades económicas del club recomiendan vender al base checo; las deportivas y sociales, retenerlo.

el 15 jun 2013 / 01:17 h.

Tomas Satoransky ejerció ayer de improvisado modelo de las nuevas camisetas junto a Joan Sastre.  Ambos son, seguramente, los principales referentes de un proyecto lleno de incógnitas. La presencia del base checo, en un acto enmarcado en el camino por recuperar la identidad con los colores más representativos de la historia de la entidad, y en plena y obligada reconversión por exigencia del patrocinador y dueño, Caixabank, resultó significativa. Así lo hizo constar el propio jugador, que llegó al club en 2009, como el alero balear, y se han convertido en el principal patrimonio deportivo. “Si estoy aquí tiene que significar algo, aunque no pueda decir algo definitivo”, señaló a preguntas de los periodistas sobre si va a continuar en el equipo la próxima temporada. “No sabemos si se quedará, ni siquiera él lo sabe”, apuntaban después del acto los rectores del club. Como es conocido, el estupendo base de Praga tiene una cláusula que le permite romper unilateralmente su contrato para incorporarse a un equipo de la NBA. Le resta una temporada de contrato y para el resto de competiciones su cláusula de rescisión es de 500.000 euros. Es decir, que el Cajasol se encuentra con que sólo dispone de este mercado estival para poder sacar rédito económico por un jugador que ha formado y que, más tarde o más temprano, acabará o bien en uno de los mejores equipos de Europa, o en la NBA. El presidente Juan Carlos Ollero es el más convencido de la necesidad de mantener un año más a Satoransky pese a que puede suponer perder una inyección económica que podría permitir una configuración de la plantilla con miras más altas, no sólo en esta temporada, sino en la siguiente, siempre que el checo dejase en caja todo o casi todo el dinero de la cláúsula. No es menos cierto que el panorama en la ACB no está ahora para que venga un equipo a pagar esas cantidades, salvo Real Madrid o Barcelona. Quién sabe si cuando acabe la final entre los dos grandes puede abrirse una posibilidad para Satoransky que ahora no se intuye. Ollero considera que Satoransky va a jugar un papel fundamental de cara a la identificación del equipo con los aficionados y a la proyección del club en general, dado que es casi un canterano, un jugador que gusta por su talento y explosividad y que fuera de la cancha es de trato exquisito. Junto a Joan Sastre son los rostros de un Cajasol pretende con ellos ofrecer una imagen de estabilidad dentro de la inestabilidad, porque son los baluartes de una apuesta fuerte por jóvenes talentos en los últimos años. De la configuración del nuevo proyecto se podrá conocer algo más a partir de la próxima semana, cuando está previsto un consejo de administración del club al que asistirán los representantes de Caixabank, entre ellos, probablemente Rafael Herrador, nombrado el pasado día 25 como nuevo director del banco para Andalucía Occidental. El banco aportó al club la temporada pasada 4 millones de euros y hace un año ya expresó su intención de reducir esa aportación paulatinamente en los próximos tres años, hasta acabar en algo simbólico. presentacion_equipaciones3 Los rectores del club van a tratar de pelar por conseguir que la aportación para la 2013-2014 no tenga un recorte grande, como sería una reducción del 50%, que no es descartable. Lo cierto es que van a exponer a los representantes del banco que la gestión de los recursos ha sido satisfactoria, con un balance que arroja que el club no tiene deuda alguna e incluso disfruta de un remanente en caja de unos 200.000 euros. No tiene la losa económica de fichas como la de Milenko Tepic, que superaba en más del doble el salario medio que tiene previsto no superar el club en los emolumentos de los jugadores (unos 150.000 euros). A partir de la reunión del consejo hablarán con Aíto para renovar.

  • 1