viernes, 19 abril 2019
23:55
, última actualización
Local

Dimisiones en Alemania por un bombardeo en Afganistán

Dos altos cargos ocultaron información del ataque en el que hubo 142 muertos.

el 26 nov 2009 / 20:48 h.

TAGS:

Schneiderhan (d) y el ministro de Defensa alemán.

El ataque aéreo ordenado hace casi tres meses por tropas alemanas en Afganistán, que causó la muerte de al menos 142 personas entre las que había civiles, provocó ayer la dimisión del militar de mayor graduación en Alemania y de un secretario de Estado por ocultar informaciones sobre la polémica operación militar. Sin embargo, el actual ministro de Trabajo y hasta hace un mes ministro de Defensa, Franz Josef Jung, rechazó asumir responsabilidades ante el Bundestag, el Parlamento germano, donde se presentó como víctima por no recibir en su día el informe de una unidad militar alemana sobre dicho bombardeo.

Jung hizo en su defensa lectura de una cronología de los acontecimientos desde el ataque el 4 de septiembre pasado para explicar que no se sentía implicado en la ocultación de información sobre la polémica acción militar. Sin embargo, la canciller alemana, Angela Merkel, se distanció de Jung y exigió "transparencia" en el escándalo. "Saben que desde un principio he dicho (...) que si queríamos confianza (en Afganistán), debíamos ser totalmente transparentes", remarcó Merkel.

Horas antes de la comparecencia de Jung, el actual ministro de Defensa, Karl Theodor zu Guttenberg, comunicó al Bundestag, la Cámara baja alemana, el cese en su cargo, a petición propia, del inspector general del bundeswehr -cargo equivalente al jefe del Estado Mayor-, Wolfgang Schneiderhan, y el secretario de Estado en su ministerio, Peter Wichert. Ambos asumieron la responsabilidad de que se ocultaran informes que indican que el bundeswehr supo, poco después del citado ataque, que en él se había producido un importante número de víctimas civiles, algo que el ministerio no admitió oficialmente hasta días después.

El detonante del escándalo fue un artículo publicado ayer por el rotativo Bild, en el que se revelan esos informes secretos y se muestra un vídeo en su página digital en el que puede verse, desde la perspectiva del piloto, la ejecución del bombardeo.

En aquella operación, el jefe de la base alemana en Kunduz ordenó el ataque aéreo de dos camiones cisterna cargados de combustible que habían sido secuestrados por insurgentes talibán y que habían quedado embarrancados en el cauce del río Kunduz, donde se congregaron a su alrededor en plena noche docenas de personas. La propia OTAN señaló en el informe sobre esa actuación que, en la misma, perecieron al menos 142 personas, de las que la tercera parte serían presumiblemente civiles.

  • 1