viernes, 19 abril 2019
20:21
, última actualización
Local

Dimite de todos sus cargos el profesor acusado de acoso

La Hispalense lo ha "invitado fuertemente" a tomar esta decisión

el 12 abr 2011 / 19:56 h.

TAGS:

El profesor S.R., exdecano de la Facultad de Ciencias de la Educación , ha dimitido de todos sus cargos académicos tras ser "fuertemente invitado" por el Rectorado de la Universidad de Sevilla a que lo hiciese. Este docente ha sido denunciado por dos profesoras y una becaria por presunto acoso laboral y sexual . Las tres están de baja por depresión y ansiedad. El caso fue derivado al juzgado. En concreto, está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción 4.

Los hechos se remontan a 2006. Desde entonces y hasta que las víctimas pusieron el caso en conocimiento del Rectorado, las profesoras y la becaria aseguran haber sufrido todo tipo de presiones laborales y sexuales. Una de ellas relató a Público (periódico que adelantó la noticia) que le llegó a coger "reiteradamente la mano hasta llegar a los genitales, diciéndole al mismo tiempo dónde y qué debía publicar si quería obtener una plaza".

El profesor presentó su renuncia al rector el pasado viernes 8 de abril de todos los cargos académicos que ostentaba: miembro de junta de facultad, claustral, miembro del consejo de gobierno y, lo más importante, director del departamento al que pertenecen las tres denunciantes.

Fuentes universitarias confirmaron este extremo y subrayaron: "La renuncia se le aceptó de inmediato". Una prueba, señalaron, de la atención que el Rectorado está poniendo en este caso. Este docente, no obstante, continúa dando clases.

Las citadas fuentes sostienen que, al no ser ya director de departamento, este profesor no tendrá manera de "hacer la vida imposible" a las tres mujeres que le acusan de acoso laboral y sexual. Además, avisaron de que la Universidad tiene abiertas más vías para tomar medidas con las que proteger a las denunciantes.

Se ha puesto en marcha el procedimiento preventivo de riesgos psicosociales que podría derivar, entre otras cosas, en un cambio de centro o en una modificación de los horarios de clases para que las dos partes enfrentadas no tengan contacto. Las fuentes consultadas inciden, no obstante, en un argumento: una vez retirado este profesor de la dirección del departamento, donde tiene la potestad, por ejemplo, de organizar cómo, cuándo y dónde se dan las clases, "ya no hay contacto posible".

Esta denuncia de presuntos abusos de un profesor hacia tres mujeres (dos docentes y una becaria) ha sido llevado con mucho sigilo por parte del Rectorado. Se asegura, sin embargo, que no se ha mirado para otro lado. Más bien al contrario: se han dado los pasos para proteger a las denunciantes.

Éstas no lo vieron así en su momento. Se quejaron de que el Rectorado no tomara medidas de protección. En declaraciones entonces a Público reconocieron sentirse "indefensas. Se ha respetado la presunción de inocencia pero no nuestros derechos como víctimas; es increíble que la Universidad viole el espíritu de leyes como la de género".

Dentro de la Universidad, el sindicato SAT es el que ha liderado un movimiento de "tolerancia cero" contra este tipo de prácticas dentro de las aulas. No han reunido a más de 200 personas.

  • 1